Salvado el descalabro, el Barça va al asalto de Madrid

·2 min de lectura

Barcelona, 16 jun (EFE).- Salvado el descalabro que habría sido perder los dos primeros duelos de la final en casa, el Barça visita este viernes al Real Madrid (21:00 horas) con la pelea por el título de la Liga Endesa empatada (1-1) y el reto de lograr, como mínimo, un triunfo para devolver la serie a Barcelona.

"Ha sido un grandísimo esfuerzo, muy diferente al de hace 48 horas. En una final tienes que morir en el campo. Todos están tocados en los dos equipos. Sobrevivirá el que tenga más corazón, más cabeza fría en algunos momentos", resumió este miércoles el entrenador del cuadro azulgrana, Sarunas Jasikevicius.

Una de las claves de cara al tercer partido de la serie será si el Barça, abonado a la irregularidad, reeditará a la agresividad y la consistencia defensiva que le permitió igualar la serie (71-69) o, por contra, recaerá en la versión endeble que fue superada por el deseo madridista en el encuentro inaugural (75-88).

En un pulso que, previsiblemente, seguirá marcado por el desgaste y el dominio de las defensas sobre los ataques, con dos equipos que priorizan cerrar la pintura ante el desacierto generalizado desde el triple (6 de 19 del Barça, 5 de 26 del Real Madrid en el segundo partido), el oxígeno del banquillo azulgrana puede ser crucial.

La dinámica dirección de Nico Laprovittola y Rokas Jokubaitis, al frente de la segunda unidad (33 puntos, por 21 de los suplentes del cuadro blanco), ha insuflado energía y fluidez al ataque azulgrana (sin que se resienta la defensa), en contraposición con un Nick Calathes poco preciso hasta el momento en la final.

Nikola Mirotic, que con 7 rebotes y 20 de sus 26 puntos en la segunda parte lideró este miércoles al Barça hasta la victoria, necesitará que otros jugadores den un paso al frente en la anotación.

Por otra parte, el cuadro azulgrana tendrá que prestar atención a las pérdidas de balón para reducir los puntos del Real Madrid al contraataque, así como limitar el poderío blanco en el rebote ofensivo. En palabras de Jasikevicius: "no regalar puntos".

"Si puedes andar, tienes que jugar. Tienes los próximos tres meses para recuperarte", aseguró el técnico, preguntado por el estado de Sertac Sanli. El pívot turco, renqueante de un esguince en el tobillo izquierdo, disputó 11 minutos, mientras que Pierre Oriola (espalda) y Álex Abrines (tobillo) no jugaron.

El Barça se ejercitará por última vez en Barcelona este jueves al mediodía y viajará por la tarde en tren a Madrid. Está por ver si Jasikevicius repescará a Dante Exum en lugar de Nigel Hayes-Davis, que en el último duelo solo disputó cuatro minutos en el cuarto inicial.

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente