Los otros negocios multimillonarios de Sandra, la hija de Amancio Ortega, mucho más allá de Inditex

Borja González
·6 min de lectura
OLEIROS, SPAIN - AUGUST 17: Sandra Ortega Mera, daughter of Amancio Ortega and Rosalia Mera, attends her mother funeral on August 17, 2013 in Oleiros, Spain. (Photo by Xurxo Lobato/Getty Images)
Sandra Ortega Mera, hija de Amancio Ortega and Rosalía Mera, durante el funeral de su madre en agosto de 2013 en Oleiros. (Foto: Xurxo Lobato/Getty Images)

Sandra Ortega, una de las hijas de Amancio Ortega, el fundador de Inditex, es la mujer más rica de España y todos podríamos pensar que es por lo que le deriva el grupo de su padre en beneficios, pero no es del todo así. Ella ha sabido emprender su propio camino de riqueza a la vez que de discreción, y posee una fortuna mucho más allá del regazo familiar.

Forbes situaba la semana pasada a Sandra Ortega como la número uno de su lista en lo que a fortunas femeninas de nuestro país se refiere. Sin embargo, la repartición de su patrimonio no es del todo debida al apellido, como podemos tender a pensar. La licenciada en Psicología por la Universidad de Santiago de Compostela también triunfa por su cuenta. De hecho, en Inditex tan solo cuenta con el 5,053% de las participaciones, parte de la herencia de su madre.

Tal porcentaje le ha derivado en el último ejercicio anual la friolera de algo más de 55 millones de euros, muy por debajo de los 138 que percibió el año pasado debido a los estragos que ha causado el coronavirus en la economía.

– Rosp Corunna: la piedra angular que gestiona todo –

PHARMAMAR

Precisamente, la sociedad que se encarga de gestionar sus participaciones en Inditex es el Grupo Rosp Corunna, que también controla el holding del 5% que Sandra Ortega posee en PharmaMar, la mejor decisión que ha tomado nunca a nivel negocios.

PharmaMar es una biofarmaceútica líder en la investigación de antitumorales de origen marino que empezó este año con un valor en bolsa de 400 millones y este último viernes cerró en 1.905 millones. En menos de un año ha multiplicado casi por cinco su valor debido al coronavirus y todo lo que ha generado a su alrededor: lleva meses difundiendo progresos sobre un fármaco, el Aplidin, basado en la plitidepsina, extraído de la ascidia, un organismo marino caribeño.

Los anuncios fueron en el momento preciso y dispararon a la compañía en bolsa, logrando incorporarse al IBEX en septiembre. El ‘palo’ llegó un mes después cuando la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) detectó un déficit de información en los anuncios del mencionado medicamento de PharmaMar contra el coronavirus.

Aún así, a través de ellos la media del volumen de acciones diarias ha pasado en un año de 50.000 a 228.000 títulos negociados. La especulación no les ha ido mal.

Su mayor accionista es su presidente, José María Fernández, con un 11,1% del capital. Sandra Ortega cuenta con un 5,01% y hasta el pasado julio poseía más participaciones incluso que la esposa de Fernández, Montserrat Andrade Detrell, que ahora tiene un 5,05%. Es más, el primo del presidente, Pedro Francisco Fernández Puentes, vicepresidente de la compañía, posee un 4,492%, menos que la hija de Amancio.

ROOM MATE

Otro gigante dentro de la fortuna de Sandra Ortega es Room Mate, la hotelera del polémico empresario Kike Sarasola, que cedió a Isabel Díaz Ayuso, presidenta de la Comunidad de Madrid, un piso de lujo para que pasase en primavera la cuarentena tras su positivo en covid-19.

Ortega heredó las participaciones que su madre tenía en la empresa, dueña de un 30% de la misma. Es más, Rosalía Mera fue la culpable del despegue de la compañía de Sarasola, aportando en 2007 una gran suma a cambio del 9,84% del capital. Tras su muerte en 2013, Sandra tomó el relevo y aumentó dicha participación hasta el 30%.

No se trata de una empresa hotelera al uso: Room Mate no posee los edificios en los que ha levantado sus hoteles, sino que los reposiciona, comercializa y gestiona. Muchos de sus caseros son fondos buitres como Blackstone.

A pesar de los problemas con la justicia de Sarasola, Room Mate ha logrado limpiar su imagen en los últimos meses cediendo sus instalaciones a la Comunidad de Madrid para uso como hoteles medicalizados.

Tiene pinta que Sandra Ortega va a ganar mucho dinero con Room Mate, que mantiene un plan de crecimiento entre años ilusionante: prevé pasar de 1.900 habitaciones a 4.700.

SOANDRES

Ortega, a pesar de la pandemia y de que ha visto sus ingresos derivados de Inditex mermados, está de enhorabuena. Su sociedad de inversión de capital variable (sicav) Soandres es uno de los dos vehículos nacionales de inversión con más de 300 millones -hay nueve- con resultados positivos en los primeros nueves meses del 2020, según la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). Todo un logro dadas las circunstancias.

Soandres es una sociedad gestionada por JP Morgan Gestión y su nombre responde al de una zona coruñesa cercana a Arteixo, municipio donde Inditex tiene establecido su ‘cerebro’, aunque su sede está en el Paseo de la Castellana de Madrid. Este año, cuenta con su mayor capitalización histórica: 317.167 millones de euros.

FERRADO INMUEBLES

Mucha de la herencia de su madre correspondía a patrimonio inmobiliario, por lo que Sandra Ortega decidió en 2001 crear Ferrado Inmuebles, que cuenta con activos distribuidos en diversas partes del mundo. Además, las propiedades que posee en el extranjero son gestionadas a través de filiales.

La última adquisición de Ortega fue la compra de dos edificios, uno en Alemania y otro en Austria por más de 115 millones en total.

La empresa viene de un 2019 difícil debido a las diferentes inversiones realizadas que derivaron en pérdidas con respecto al ejercicio anterior, pero la realidad es que la cifra de negocio de la inmobiliaria mejoró hasta un 75% a nivel de ingresos cobrados como rentas a inquilinos. Una suma de 15,6 millones de euros. Esto es un mal año para ella.

JARDINERÍA: LOS NEGOCIOS CAPRICHO QUE PUEDE PERMITIRSE

Quizás el sector más sorprendente y en el que jamás hubiésemos situado a nadie de la familia Ortega, pero Sandra es diferente.

La hija de Amancio cuenta con varias empresas de jardinería. Las más sonadas son Viveros Borrazás, creada en 2002, y Talleres Trebore Jardinería. Son más capricho que negocio y prueba de ellos es que cada año registran pérdidas, que para cualquier autónomo serían la ruina pero para Sandra Ortega es calderilla. Hablamos de cerca de 100.000 euros.

Con todo, Sandra Ortega cerró el último ejercicio de Rosp Corunna con un beneficio de 109,5 millones de euros. La cifra de negocios del grupo creció más de un 19% y superó por primera vez los 200 millones en ingresos.

Según Forbes, la hija del magnate textil posee una fortuna total de 6.400 millones de dólares. Nada mal para también buscarse las habichuelas por su cuenta.

Más historias que te pueden interesar: