Sanguinetti pide al Gobierno cambiar ajustes ante la evolución de la pandemia

·2 min de lectura

Montevideo, 4 jun (EFE).- El expresidente de Uruguay Julio María Sanguinetti (1985-1990 y 1995-2000) pidió este viernes al Ejecutivo de Luis Lacalle Pou, de cuya coalición es socio, cambiar algunos ajustes en el combate a la pandemia de la covid-19 ante la evolución de la situación.

"El Presidente (sic) reiteró su criterio de la 'libertad responsable'. Lo hemos aceptado y apoyado, pero cuando las circunstancias cambian, las 'perillas', que él instrumentó como mecanismo de ajuste a las cambiantes realidades, también deben moverse", escribe el exmandatario en su columna semanal en el medio electrónico Correo de los Viernes.

No obstante, el líder del Partido Colorado (PC, centroderecha), uno de los cinco que integran la coalición de Gobierno, no pide un "confinamiento" porque, dice, dañaría "más aún a los que viven de su trabajo diario, costaría una fortuna en términos de producción y no se puede asegurar tampoco un gran resultado, como ha ocurrido en Argentina y incluso en países de Europa".

"Lo que sí parece necesario es afirmarse en las medidas de prevención y distanciamiento social que fueron exitosas en la primera etapa", indica Sanguinetti en alusión a los primeros nueve meses de la pandemia, en los que Uruguay controló las cifras de la covid-19 y se convirtió en un referente mundial.

No obstante, en aquel momento, como a lo largo de toda la crisis, el Ejecutivo de Lacalle Pou nunca decretó medidas coercitivas, confinamientos o cuarentenas, sino que exhortó a la población a quedarse en casa y a mantener las recomendaciones del Ministerio de Salud Pública (MSP).

El expresidente afirma que Uruguay "no asume a cabalidad sus riesgos" y que falta "la apelación dramática a la disciplina social", al tiempo que denuncia la actitud poco cívica de la población.

"No se trata de sacar a la calle a la policía a reprimir a derecha e izquierda, pero sí de que los servicios de contralor laboral y sanitario extremen su acción y con medidas pedagógicamente ejemplares mantengan la conciencia alerta de la población", apunta.

El 13 de marzo de 2020 se decretó en Uruguay la emergencia sanitaria por la detección de los cuatro primeros positivos del coronavirus SARS-CoV-2.

Desde entonces, y según el último informe del Sistema Nacional de Emergencias (Sinae), el país acumula 304.411 positivos, de los que 36.218 son personas que transitan actualmente la enfermedad, 533 en centros de tratamiento intensivo (CTI) -579 según la Sociedad Uruguaya de Medicina Intensiva (SUMI)- y 4.460 fallecimientos.

Pese a las altas cifras registradas, recientemente reabrieron las tiendas libres de impuestos en la frontera seca con Brasil (freeshops) y los gimnasios y clubes deportivos.

Por el lado contrario, se ha ampliado al 13 de junio la suspensión de eventos y espectáculos públicos -aunque se analiza una especie de 'pasaporte sanitario'- y la restricción horaria en bares y restaurantes hasta la medianoche. Además, las fronteras siguen cerradas al turismo.

(c) Agencia EFE