Sarampión, un virus que se creía controlado vuelve a preocupar al mundo, incluido México

Foto: Ezra Acayan/Getty Images
Foto: Ezra Acayan/Getty Images

Por Massiel Mendoza

Alrededor de 20 millones de niños en todo el mundo no recibieron inmunizaciones contra el sarampión, la difteria y el tétanos en 2018, lo que provocó una serie de brotes de sarampión en diversos países, según la Organización Mundial de la Salud.

Desplázate para ir al contenido
Anuncio

Los recientes brotes de sarampión en México están asociados a importación, es decir, al contagio derivado del contacto con un individuo de otro país; por lo pronto, el territorio tendrá garantizados lotes de vacunas hasta diciembre del 2019. Aún se presentan problemáticas en el sector a causa de fallas en la política de salud de la administración de Peña Nieto y la puesta en marcha de un nuevo programa de adquisición de medicamentos por parte del gobierno de López Obrador.

La Secretaría de Salud apuntó que en el sexenio de Enrique Peña Nieto la cobertura de las dosis para atacar al sarampión disminuyó, de tal manera que en el 2018 más de 770 mil menores no recibieron la sustancia compuesta.

De acuerdo con la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris), el hecho ocurrió debido a que los lotes no fueron entregados, tras haber reprobado los estándares de calidad. Actualmente dicho proveedor, Laboratorios Imperiales Pharma, está inhabilitado dado su incumplimiento, sin embargo, la situación fue el reflejo de la inexistencia de un Programa de Vacunación Universal integrado y coordinado.

La organización Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad documentó que durante la administración pasada cohabitaron los siguientes aspectos en el sistema de salud: una débil rectoría, un marco jurídico endeble, injusticias por parte de abastecedores, además de cifras inciertas por parte del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE), ya que se reportó un desperdicio de las vacunas que se compraron.

En lo que va del 2019, gente ha sido diagnosticada con sarampión en Nuevo León, San Luis Potosí, Estado de México y Quintana Roo. Aunque sólo han ocurrido seis casos y no han sido autóctonos sino introducidos desde el extranjero, los afectados están en observación y tratamiento para evitar riesgos mayores.

Foto: Paul Hennessy/NurPhoto via Getty Images)
Foto: Paul Hennessy/NurPhoto via Getty Images)

El secretario de salud, Jorge Alcocer Varela, negó rotundamente la presencia de una epidemia. Se hizo la compra de 3 millones 900 mil inmunizaciones al Instituto Serológico de la India con el objetivo de proteger a los habitantes contra el sarampión, pero la entrega no será inmediata.

El director del Centro Nacional de Programas Preventivos y Control de Enfermedades, Ruy López Ridaura , explicó que la tardanza en algunos lugares para cubrir el abasto de vacunas se debe a que los agentes encargados de la venta ofrecen sus productos a distintas partes del planeta y en este momento hay una gran demanda.

Confesó que se hace una labor ardua para acelerar su llegada, esperada en un máximo de cuatro meses, o sea, en diciembre.

Guanajuato, Querétaro y Durango son los estados en donde ya se ha reportado una escasez de vacunas contra el sarampión, aunque el funcionario enfatizó que “el riesgo es nulo y no estamos en una situación de alarma".

Foto: AFP
Foto: AFP

De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud (OMS), los casos de sarampión en todo el mundo casi se han triplicado desde enero en comparación con el mismo periodo del año pasado. Esto se traduce en que pasamos de 129,239 a 364,808 casos.

En Estados Unidos se han reportado 1022 casos en lo que va del año; el mayor brote desde 1992.

La última epidemia de sarampión en México ocurrió entre 1989 y 1990. El último caso autóctono se registró en 1995, mientras que de 2000 a 2019 se identificaron más de 185 importados o asociados a importación, de acuerdo a información proporcionada por la Secretaría de Salud.

El virus del sarampión se transmite por contacto de secreciones de la vía aérea y se caracteriza por fiebre alta, enrojecimiento de ojos, congestión nasal, tos, puntos blancos dentro de la boca y manchas rojas que inician en la cara y se extienden al cuerpo, cuyas complicaciones pueden provocar un daño neurológico, incluso la muerte.

AFP
AFP

Otras historias