Saúl, el encantador de serpientes

Alfonso Duro
Spain’s Saul Niguez celebrates after scoring during the Euro Under 21 semifinal soccer match between Italy and Spain, at the Krakow Stadium, Poland, Tuesday, June 27, 2017. Spain won 3-1 and Saul Niguez scored a hat trick. (AP Photo/Czarek Sokolowski)

Si España está en la final de la Euro Sub-21, que se disputará el viernes ante Alemania, se lo debe en gran parte a Saúl Ñíguez . El jugador del Atlético de Madrid fue la estrella, MVP y el jugador clave del combinado español en semifinales, marcando un hat-trick que puso a La Rojita en el último peldaño de una escalera que desde el principio tenía ganas de subir a toda prisa.

Bien secundado por Marco Asensio y Dani Ceballos, los otros dos grandes talentos de la categoría, Saúl volvió a demostrar que es un fuera de serie, un jugador que sabe jugar y que está comprometido. Es un tipo con don, todo un encantador de serpientes.

El mediocampista colchonero no es un goleador, pero de alguna manera no deja pasar partido importante alguno sin marcar un gol importante. Y no son goles cualquiera, son golazos.

Que le pregunten si no al Bayern de Múnich, al Real Madrid, al FC Barcelona y desde este Europeo a Macedonia, Portugal e Italia. Los transalpinos, que llegaban como el gran coco de la competición sustentados en el que se está convirtiendo en el hombre del verano –Gigio Donnarumma–, se llevaron un gran chasco ante los de Albert Celades. El portero del AC Milan no pudo hacer mucho para frenar el vendaval en que se convirtió Saúl, apareciendo por todos lados, para acabar firmando un hat-trick inapelable, con dos golazos que quedarán para siempre en el imaginario de los aficionados ibéricos.

Y es que poco a poco, Saúl se ha consagrado como un jugador fundamental en el Atlético de Madrid, un verdadero box-to-box que le da a Simeone todo el dinamismo que su sistema necesita en el mediocampo. A pesar de su juventud, el ilicitano bien podría considerarse a la altura de Koke en el escalafón de prioridades del técnico argentino, y bastante por encima ya del eterno Gabi.

En la Sub-21 española Saúl se maneja como un hombre entre niños. Sin duda su rendimiento está dejando bien a las claras que está para cotas mucho más altas y Lopetegui, que le suele incluir en las preselecciones de las fechas FIFA con el combinado absoluto, tendrá que decidir pronto si empieza a contar seriamente con un Saúl que de aquí a un año se puede convertir en el referente del fútbol español, a poco que le den rienda suelta tanto en su club como en La Roja.

También te pueden interesar:

Cristiano Ronaldo y la depresión

¿Qué hacemos con Danilo?

La inoperancia de CR7

Al usar Yahoo aceptas que Yahoo y sus socios puedan utilizar cookies para personalización y otros fines