Scaloni se decidió por Julián Álvarez para enfrentar a Polonia

ESTEBAN FELIX/POOL/AFP via Getty Images

Lionel Scaloni cambió la formación de Argentina en los dos encuentros jugados en la Copa Mundial de Catar 2022. El primero, ante Arabia Saudita, en comparación a los últimos antecedentes, lo hizo por una cuestión táctica y por bajas, mientras que, en el reciente contra México, también fue por estrategia, aunque más por necesidad, para seguir con vida en el Grupo C.

Este miércoles, frente a Polonia, la metodología del entrenador no será distinta, para un duelo en el que la Albiceleste jugará con una presión menor que con el Tricolor, pero presión al fin, ya que deberá ganar en el Stadium 974 para asegurar la clasificación a octavos de final y el liderazgo de la zona. Un empate puede ser igual de útil para avanzar, mirando de reojo el choque entre los mexicanos y árabes.

Por esta razón, el técnico prepara cambios en el equipo respecto al juego con el combinado centroamericano y el más importante resulta el ingreso de Julián Álvarez en la delantera en lugar de Lautaro Martínez.

El entrenador dudó porque cada uno aporta diferentes características, así como los dos imponen un peso distinto. El jugador de Inter de Milán es uno de los goleadores del ciclo Scaloni, mientras que el de Manchester City atraviesa un formidable presente.

El dilema yacía por el nivel del Toro. Si bien fue titular en ambas fechas disputadas en la competición, se lo notó incómodo tanto con México como contra Arabia Saudita, partidos en los que buscó compensar con sacrificio la poca intervención en el juego argentino.

Seco en la red, disputó la totalidad del duelo ante los Halcones Verdes, mientras que vio reducida su acción en la última jornada, con 63 minutos en cancha. Entre la sumatoria, que dan como resultado 153', apenas probó tres remates, sin destino de arco. Además, según los datos de la agencia Opta, solo dio 14 pases (20 totales) y tocó la pelota en 39 ocasiones.

Esto números del ex Racing Club son preocupantes y, sobre todo, para el estratega del seleccionado. Sin embargo, se topa el período del futbolista en el equipo, a la hora de decidir. Es que, como fue mencionado, tuvo un rol preponderante, que se reflejó en sus 40 partidos disputados en el ciclo (36 como titular) y que hizo valer con sus 20 tantos, la segunda mayor cantidad en la era de Scaloni.

Ante esta duda del DT, la Araña toca la puerta. En los dos cotejos por la Copa del Mundo, Álvarez ingresó bien desde el banco, fresco y con su particular espíritu activo, acumulando 58 minutos de actividad. En este lapso, concretó un tiro directo a portería, dio la mitad de sus pases de manera acertada (7) y tuvo contacto con el esférico 26 veces.

La imagen que dejó en el Estadio Lusail, frente a México, fue muy positiva, al igual que reflejó su crecimiento tras su salto del fútbol argentino a Inglaterra, en el último mercado de pases. Asimismo, su pasado en la Selección también jugó en la decisión del entrenador, a partir de sus tres conversiones, en 13 juegos (cuatro desde el arranque).

Otro de los factores que incidió en la determinación final serán sus estilos, con un Lautaro más referencial y un Julián de juego abierto y de diagonales constantes hacia adentro, sin perder de vista la fortaleza aérea de Polonia.

Foto: ESTEBAN FELIX/POOL/AFP via Getty Images