Se arriesga a una sanción por azotar en las nalgas a un espectador

Yahoo Deportes
El ciclista italiano Sonny Colbrelli. Foto: Chris Graythen/Getty Images.
El ciclista italiano Sonny Colbrelli. Foto: Chris Graythen/Getty Images.

En los inicios del deporte profesional los espectadores eran personas que, como su nombre indica, se limitaban a ver el espectáculo y disfrutar de las habilidades de los competidores. Si acaso, tomaban partido y animaban de forma más o menos bulliciosa a sus favoritos. Pero siempre en un segundo plano, conscientes de que los auténticos protagonistas eran los que estaban en la pista.

Con el tiempo las cosas han ido cambiando. Todo el mundo quiere los quince minutos de fama de los que hablaba Andy Warhol y está dispuesto a hacer cualquier tontería para conseguirlos. Las pruebas deportivas de más renombre, como el Tour de Francia, con miles de cámaras pendientes de lo que ocurre en ellas, son el escenario ideal para llamar la atención.

Desplázate para ir al contenido
Anuncio

Así, por ejemplo, por puro afán de salir en la tele, en la Grande Boucle se ha puesto de moda una tontería nueva: hay aficionados que no tienen mejor idea que colocarse al borde de la carretera, bajarse los pantalones y quedarse con las nalgas al aire justo en el momento en el que pasa el pelotón. Suena tremendamente absurdo, y de hecho lo es, pero bueno, más allá de lo antiestético que resulte, tampoco le hacen daño a nadie y cada uno se divierte como quiere.

No sabemos si es que no le hizo gracia la bromita o que simplemente quería seguirles el juego. El caso es que el ciclista italiano Sonny Colbrelli, del equipo Bahrain-Merida, no pasó de largo sin más cuando se encontró con uno de estos exhibicionistas durante la novena etapa del Tour, entre Saint-Étienne y Brioude, disputada ayer domingo. En su lugar, sacó la mano y le soltó un contundente azote al graciosillo. Como era de esperar, la grabación de los hechos se está haciendo viral en las redes.

Esto no pasaría de ser un momento divertido, una anécdota más de tantas como ocurren en la carrera de bicicletas más importante del mundo. El problema es que puede tener consecuencias. Colbrelli se podría haber metido en un buen lío.

Porque el reglamento de la Unión Ciclista Internacional (UCI) lo tiene estipulado claramente. El artículo 2.12.007 enumera una serie de infracciones que pueden ser motivo de sanción, y en el punto 8.2.2 se habla de “agresión, intimidación, abuso, amenazas, insultos, comportamiento impropio (...) o indecente” hacia los espectadores de las carreras.

Si los comisarios de la UCI consideran que los hechos entran en esta definición, la multa que le cayera a Colbrelli oscilaría entre los 200 y los 2000 francos suizos (entre 180 y 1800 euros al cambio actual). Además, perdería entre 10 y 100 puntos en la clasificación mundial de corredores; según la edición más reciente, publicada ayer mismo (se actualiza cada semana), el italiano está ahora en el puesto 51º con 1192 puntos. En el peor de los casos esto le supondría bajar hasta el 60º lugar.

Eso no es todo: si en un alarde de rigor probablemente excesivo los hechos se calificaran de “graves”, Sonny podría llegar a ser expulsado de la carrera. No parece probable que lleguemos a este punto, puesto que la UCI ha demostrado en los últimos tiempos que es comprensiva en situaciones parecidas. Un ejemplo se vio en el Giro, cuando un aficionado derribó al colombiano Miguel Ángel López en la penúltima etapa y este, indignado, se lio a golpes con él; la UCI calificó lo ocurrido de “reacción humana comprensible”, dado que la caída le impidió luchar por las primeras posiciones en esa jornada. En el caso de Colbrelli, la noticia aún es muy reciente y las autoridades no han tenido tiempo de deliberar, así que habrá que estar atentos durante los próximos días.

También te puede interesar:

El Giro de 2020 podría comenzar con una etapa virtual

La estrella del fútbol que lleva 37 años en comaLuis

Otras historias