Se retira del fútbol profesional por no poder jugar en su equipo favorito

Yahoo Deportes
La futbolista Anaïr Lomba (derecha) en un partido. Foto: Twitter @Anair16
La futbolista Anaïr Lomba (derecha) en un partido. Foto: Twitter @Anair16

Aunque en la fotografía se la ve con la camiseta del Valencia, club en el que ha militado las últimas dos temporadas, la futbolista profesional Anaïr Lomba Álvarez, conocida también como Lombi, no tiene reparos en confesarse seguidora del Real Club Deportivo Espanyol de Barcelona. El amor de Lombi, gallega de A Guarda (Pontevedra), por el equipo catalán viene del tiempo que jugó allí, entre 2014 y 2017. Tampoco es que lograra resultados espectaculares, la plantilla no pasó del séptimo puesto en Liga durante aquellos años, pero es sabido que los sentimientos y la pasión, cuando son verdaderos, van más allá de que la pelota entre o deje de entrar.

Por eso, el mayor anhelo de la delantera Lombi tras rescindir su contrato con el Valencia era volver a la que considera su casa. Pero no ha sido posible. Los pericos han considerado que la jugadora no encaja en su futuro proyecto deportivo, en parte porque a lo largo de su carrera ha sufrido hasta seis lesiones de rodilla, algunas tan graves como roturas de ligamentos, que la han impedido rendir al máximo. Aun así, en el curso recién terminado en Valencia ha conseguido jugar trece partidos, aunque sin llegar a marcar goles.

Desplázate para ir al contenido
Anuncio

Viendo que era imposible regresar al club que lleva en el corazón, Anaïr ha tomado una decisión radical: la retirada. Y eso que solo tiene 29 años, por lo que, al menos en teoría, le podían quedar unos cuantos al máximo nivel; de hecho, asegura que tenía alguna que otra oferta. Pero a través de la red social Twitter ha publicado una carta en la que explica sus motivos.

Su razonamiento es bastante emotivo. “Hace un tiempo que mi cabeza y mi corazón me piden jugar en casa. Hace un tiempo que pienso que engaño a cualquier equipo que no sea el mío porque siento y muero en blanquiazul. De un tiempo a esta parte es la única idea que tengo en mi cabeza, y mis principios me dicen que tiene que ser así o no será”.

También dice que en su momento se fue “sin querer irme por algo que no dependía de mí y que iba más allá de la dignidad que, considero, debe tener un futbolista”. No lo ha especificado, pero probablemente se refiera a que en su último año en Barcelona, siendo una de las jugadoras más importantes de la plantilla (incluso se había convertido en una de las capitanas), se partió el ligamento cruzado anterior de su pierna izquierda y pasó varios meses lejos del césped.

Coincide además con que en aquel convulso 2017 el Espanyol pasaba por una situación institucional delicada que estuvo a punto de acabar con la sección de fútbol femenino; Lombi tenía una oferta de renovación, pero muy a la baja. Desde entonces el panorama en el seno de los catalanes parece haberse estabilizado y hoy el proyecto deportivo es más fuerte. Lauren Florido, coordinador de la sección, quiere consolidar al equipo entre los ocho mejores del campeonato y para ello apuesta por alguna que otra veterana, pero sobre todo por jugadoras jóvenes y con mucha proyección.

El mes pasado la atacante ya había anunciado que se marchaba del Valencia a través de otro mensaje en Twitter:

El ejercicio de sinceridad y de amor a los colores de Lomba ha despertado elogios en el mundo del fútbol, por lo poco frecuente que resulta ver algo así en un ambiente plenamente profesionalizado. Borja Iglesias, integrante de la plantilla masculina del Espanyol, ha sido uno de los que la han felicitado públicamente por su integridad.

Y tú, ¿habrías hecho lo mismo? ¿Renunciarías a tu carrera profesional por no poder jugar en el equipo de tu corazón? ¿Comprendes la actitud de Lombi? ¡Déjanos tu opinión en los comentarios!

También te puede interesar:

“No es la Casa Blanca, pero pasad”: el mensaje controvertido de felicitación de los Simpson a la selección estadounidense

El Lorca CF busca futbolistas para jugar sin cobrar en Tercera

Otras historias