No seamos hipócritas: Paulo Díaz aún no está a la altura de un club como River

Franco Formoso
·2 min de lectura

Más allá de que en el último partido ante Godoy Cruz se mostró seguro y jugó en una posición distinta, Paulo Díaz aún debe demostrar por qué vino a River. Marcelo Gallardo depositó su confianza en él, pero no seamos más gallardistas que el propio técnico. Un puñado de partidos no marcan la diferencia.

Llegó a mediados de 2019. Lo pidió Gallardo. Con insistencia, como si se tratase de un defensor en peligro de extinción. Pero llegaba desde Arabia y no era otro que Paulo Díaz, un zaguero chileno con garra y mucho despliegue que supo brillar en su selección... Y el que aún no ha demostrado en su totalidad por qué fue que un club como el Millonario se fijó en él.

Seamos sinceros, no seamos hipócritas: Paulo Díaz no demostró por qué está en River. Un puñado de partidos buenos no definen su balance. En cambio, casi dos años adentro de la institución marcan una tendencia. No por defender la elección de Gallardo vamos a ser más gallardistas que el propio Muñeco.

Me cansé de leer en Twitter, en diferentes cuentas, personas sacando pecho por "subirse al tren de Paulo Díaz" a tiempo. Como si hubiese sido el mismísimo Ruggeri contra Inglaterra, o como Passarella en la final del Mundial 1978. Pero jugó medianamente bien contra un equipo deplorable como Godoy Cruz (que perdió la mayoría de sus partidos desde 2019 a la fecha).

Nadie duda de sus cualidades, pero aún no las ha volcado al campo de juego. Paulo Díaz ahora tiene lo que anhelaba: la continuidad brindada por Gallardo y un plus que su versatibilidad como lateral izquierdo también puede aportar. ¿Será este el año en que nos tape la boca? Hasta este instante, sólo parece ser alabado por quienes van en contra de la marea de la racionalidad.