El secreto de Zidane para ser el mejor equipo de Europa de cabeza

Zinedine Zidane pone todo en la cancha para conseguir los tres puntos que le darían la ventaja para quedarse con LaLiga.

El Real Madrid recibe este martes al Atlético para el partido de ida de la semifinal de la Champions League. Una eliminatoria que “se decidirá en los pequeños detalles”, tal y como pronosticaron tanto Zidane como Carvajal en rueda de prensa a veinticuatro horas del derbi del Santiago Bernabéu. “Bueno, ¿pero cuáles son esos pequeños detalles para el Real Madrid?”, le preguntaron a Carvajal. Quien no dudó en destacar las jugadas a balón parado. Lógico. Y es que, para el equipo blanco, más que un pequeño detalle, la estrategia y los goles de cabeza se han convertido en toda una especialidad en los últimos tiempos.

De hecho, son 19 goles a balón parado en la presente Liga (el 21% del total): diez de córner más nueve tras el saque de una falta. Pero es más, porque el Real Madrid llega a estas semifinales europeas siendo el equipo que más goles de cabeza ha marcado en las cinco grandes ligas esta campaña: 26 tantos. Que suponen nada menos que el 28% de los 92 goles marcados en esta Liga. O lo que es lo mismo, casi uno de cada tres tantos anotados son de cabeza. 

Unos guarismos al alcance de muy pocos. De hecho, el siguiente club europeo en esta particular clasificación es el Mónaco, con 18 tantos de cabeza (ocho menos que el Real Madrid). Y por ponerlo en contraste, el testarazo de Cristiano Ronaldo ante el Valencia este pasado sábado sirvió para superar incluso la mejor temporada del Atlético de Simeone: 25 tantos de cabeza en 2014-15. Cuando el Atlético era el especialista por antonomasia en Europa durante los últimos años en la estrategia y los goles de cabeza.

Así las cosas, ¿cómo ha hecho el Real Madrid para dar la vuelta a semejante situación? ¿Cómo ha hecho para convertir uno de sus tradicionales puntos flojos en los últimos años en uno de sus puntos fuertes? Difícil de señalar un solo factor al respecto. Es obvio que en la actual plantilla del Real Madrid hay auténticos especialistas por alto: Cristiano Ronaldo, Sergio Ramos, Álvaro Morata (6 goles cada uno esta Liga), Gareth Bale (3), Pepe (2), Casemiro… además de auténticos ‘francotiradores’ en cuestión de centros, como Toni Kroos, Marcelo o Carvajal (el defensa más asistente de las cinco grandes ligas este curso -9-). 

Pero habría otro factor que tampoco debería faltar en cualquier análisis al respecto: el trabajo de Zinedine Zidane para mejorar la estrategia. O mejor dicho, el trabajo en conjunto del cuerpo técnico que comanda Zidane. Pues no sólo es cuestión del técnico galo, según pudo saber Goal, sino que la preparación de la estrategia es responsabilidad compartida sobre todo de Luis Llopis (el preparador de porteros), junto con David Bettoni (su ayudante). 

Entre los tres, en los entrenamientos pre-partido, coordinan los movimientos para los bloqueos y aclarados que son una máxima en las jugadas del Real Madrid. Asimismo, hacen mucho hincapié en estudiar también al rival mediante los vídeos para dilucidar cómo hacerle daño en ataque, y cómo atajar a sus hombres más fuertes. Desde el cuerpo técnico insisten en ejercicios de finalización, que el equipo hace en cada entrenamiento, incluso en cada calentamiento antes de los partidos: pared-disparo, y también centro-remate. Todo ello con tal de explotar al máximo posible el talento natural que tienen ya de por sí los jugadores merengues, sin proyectarlo tampoco a una cuestión obsesiva siquiera. Trabajo y talento en constante equilibrio, bajo la coordinación de los Llopis y Bettoni, escoltas de Zidane en cuestiones de estrategia. 

“Vamos a aprovechar el balón parado, que ahí somos aviones. Buscad los bloqueos”. Ese mensaje fue escuchado en el vestuario del Real Madrid en San Siro, minutos antes de que el balón echara a rodar en la última final de la Champions League. Poco después, Sergio Ramos anotaba el 1-0 ante el Atlético en una jugada a balón parado después de que Gareth Bale peinara una falta botada por Toni Kroos. No era casualidad, visto cómo ha evolucionado el Real Madrid en esa suerte del fútbol con Zidane en el banquillo. Era el mejor preludio posible para lo que estaba por venir: un equipo temible en jugadas de estrategia y por alto. Incluso más de lo que lo fue el propio Atlético de Madrid no hace tanto tiempo.

Más cosas para leer

Al usar Yahoo aceptas que Yahoo y sus socios puedan utilizar cookies para personalización y otros fines