No puede seguir habiendo racismo dentro de las canchas

Pablo Falcones
·3 min de lectura

Durante la disputa del Cádiz-Valencia en la tarde de ayer (2-1), vivimos un episodio de esos que nunca queremos presenciar: el conjunto ché se retiró del terreno de juego después de que Diakhaby, central del equipo, denunciara ante el árbitro y sus compañeros que había recibido insultos racistas por parte de Juan Cala, jugador del equipo amarillo.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Lo cierto es que no hay pruebas exactas de ello. Eso sí, tampoco parece normal que un jugador de repente se quiera marchar del terreno de juego, lo que convierte a Cala en sospechoso. Ya hemos vivido esta temporada dos episodios muy similares a éste, y en los dos estaba envuelto el Paris Saint Germain.

Uno en la Ligue 1, tras un incidente entre Neymar y Álvaro en el partido contra el Marsella (0-1), y uno en Champions, cuando Webó, asistente del Basaksehir, denunció insultos racistas por parte del cuarto árbitro. En ese caso, los jugadores de ambos conjuntos apoyaron al camerunés y abandonaron el campo. El partido se reanudó al día siguiente (6-1).

FBL-EUR-C1-PSG-BASAKSEHIR | FRANCK FIFE/Getty Images
FBL-EUR-C1-PSG-BASAKSEHIR | FRANCK FIFE/Getty Images

Sea como sea, es imprescindible que se acabe con el racismo en los campos de fútbol. Es muy difícil de demostrar, y aquí romperé una lanza en favor de Cala, pero hasta que no se pruebe otra cosa el andaluz no es culpable de nada. Eso sí, también es necesario llegar al fondo del asunto para que no haya dudas de lo que pasó entre él y Diakhaby.

Si al final se puede probar su culpabilidad, lo cierto es que Cala debería recibir una sanción ejemplar. La liga y la Federación deberían entrar de oficio y suspender al jugador durante un periodo de tiempo largo, para que se lo pensara dos veces antes de hacerlo de nuevo. Si es que dijo algo, claro. Eso sí, una sanción dura sería ejemplarizante y ayudaría mucho a combatir el racismo.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Diakhaby ya ha recibido innumerables muestras de apoyo, del club, compañeros de equipo y profesión e incluso de gente de fuera del fútbol. Por otra parte, no podemos olvidar que no es la primera vez que Cala se ve envuelto en una polémica con futbolistas de otros equipos por duelos dialécticos.

No diré lo que me ha llamado porque es tan feoCala, años atrás en un incidente similar

Hace 5 años se las tuvo tiesas con Aduriz y Gurpegui, del Athletic de Bilbao, cuando era jugador del Getafe: "No diré lo que me han dicho, es tan feo...". La reincidencia en un asunto similar no ayuda nada a Cala. Insisto, es imprescindible que se llegue al fondo del asunto, se determine la culpabilidad o no del defensa y se tomen las decisiones adecuadas. Pero que esto no quede en el olvido.