La selección de fútbol sala femenino hace historia al ganar la Copa de Europa

Redacción ElHuffPost / EFE
El HuffPost
España, campeona de Europa de fútbol sala femenino
España, campeona de Europa de fútbol sala femenino

España hizo historia este domingo y se proclamó campeona de Europa de fútbol sala con una contundente victoria (0-4) ante Portugal, anfitriona del primer torneo continental femenino de este deporte.

De inicio, Portugal tenía claro que si quería ganar a España tenía que presionar muy arriba e impedir que las españolas salieran con el balón jugado.

Desplázate para ir al contenido
Anuncio

Pero su disposición táctica se le vino abajo cuando a los tres minutos y medio Mayte anotó el primer tanto. Se desató la locura en el banquillo español que lidera Claudia Pons.

El siguiente jarro de agua fría para las lusas llegó en el minuto 6, cuando la capitana, Ana Luján, muy inspirada durante todo el encuentro, marcó el segundo. Puño arriba para celebrarlo con los 300 aficionados -la mayoría gallegos- que se dejaban oír en el lateral derecho del pabellón de Gondomar.

En el minuto 10, una falta peligrosa a favor de las españolas la transformó la gaditana Amelia Romero en un soberbio gol.

A partir de ese momento, España fue algo más conservadora, sin perder nunca la línea defensiva, a pesar del tremendo empuje de las portuguesas, animadas por la afición al grito de "Portugal, Portugal".

Los perores minutos para el combinado español fueron del 28 al 30, con sendas ocasiones para Portugal que las defensoras españolas, primero Vanessa Sotelo y luego Isa García, contrarrestaron en la misma línea de gol.

Mención especial para Isa García, una poderosa cierre que logró anular Janice Silva o cualquier internada de la número 3 del mundo, Fifo.

La portera, Silvia, también derrochó experiencia con una concentración absoluta e intervenciones de mucho peso que desbarataron ocasiones cantadas de gol.

A falta de 4 minutos, la locura para las españolas, cuando Vanessa Sotelo firmó el 0-4.

Empezaron los gritos de olé, olé, contrarrestados por los pitidos de la afición portuguesa, y el partido se puso demasiado bronco ante la impotencia de las locales.

Las españolas hicieron...

Sigue leyendo en El HuffPost

Otras historias