La selección del Tata Martino no es tan buena como parece y contra Gales lo confirmó

Carlos Alberto Pérez García
·3 min de lectura

Suele suceder que las personas con costumbres raras son mal vistas, criticadas y menospreciadas. Juan Carlos Osorio era uno de ellos. Un tipo que sabía lo que hacía, pero que invariablemente molestaba con sus formas extrañas.

Sin entrar en el debate de si era buen entrenador o no, lo que era un hecho es que sus formas incomodaban a un gran sector de la afición y que la selección carecía de personalidad. Bajo ese tenor, casi cualquier tipo "normal" que le sustituyera en el banquillo iba a gustar más de inicio.

Llegó el Tata Martino y mediante victorias, identidad y lógica sobre el campo, los resultados se dieron para ganarse a la afición mexicana con poco, pues aunque los resultados son extraordinarios, en especial los conseguidos contra rivales fuera de Concacaf, el funcionamiento mantiene carencias vitales.

¡No te olvides de seguirnos también en nuestra cuenta de Instagram, 90min_es, y nuestra cuenta de Twitter, @90minespanol!

Gerardo Martino acumula 23 partidos con la Selección de México: 20 victorias, un empate, dos derrotas) | Harry Trump/Getty Images
Gerardo Martino acumula 23 partidos con la Selección de México: 20 victorias, un empate, dos derrotas) | Harry Trump/Getty Images

Sin llegar al resultadismo que daña la concepción del fútbol, Gales demostró que con poca calidad individual, cualquier equipo bien trabajado puede frenar a la selección mexicana y eso es algo que debe preocupar.

A pesar de que las victorias contra Holanda (1-0), Corea del Sur (3-2) y Japón (2-0), entre otras, se deben resaltar, aplaudir y analizar, ninguno de esos rivales desplegó un fútbol de vida o muerte y mucho menos con la seriedad que un partido oficial ofrece.

¿Quién juega a vida o muerte un partido de selecciones? Pues aquellos con hambre de hacer historia. Un par de ejemplos se vivieron en la última Copa Oro, donde México, ya dirigido por el 'Tata', se fue a tiempos extras contra Haití en la semifinal.

Guillermo Ochoa es el portero titular del Tata Martino | Michael Steele/Getty Images
Guillermo Ochoa es el portero titular del Tata Martino | Michael Steele/Getty Images

Costa Rica incluso llevó al Tricolor a los penales en cuartos de final y en fase de grupos Martinica clavó dos goles para terminar 3-2. Ese tipo de resultados, contra equipos de Concacaf pero con hambre de ganar, también demuestran las carencias que se necesitan pulir.

Esta selección está en desarrollo y en transición. Martino puede ser el hombre ideal para guiar el futuro del 'Tri', pero es un hecho que todavía no sabe cómo dominar los 90 minutos y que la elección de los cambios durante el partido no son su fuerte.

A dos años de mandato, el balance es positivo, pero aunque el 'Tata' sea tan carismático y con buenos resultados, la selección mexicana actual no es tan buena como parece y Martino tiene la obligación de exprimir el alto margen de mejora que tiene el equipo, pues no es posible perder ante selección 'B' de Gales y sufrir contra Martinica y Haití en partidos oficiales, esto sin contar el 4-0 de Argentina sin Messi.

Para más de Carlos Alberto Pérez, ¡síguelo también en Twitter como @CarlosAlbertoPG!