La sensación Rodrygo, el recital de Valverde y una portería sellada

El delantero brasileño del Real Madrid, Rodrygo Silva de Goes, se lleva el balón del encuentro tras conseguir tres goles durante el partido correspondiente a la Liga de Campeones que han disputado esta noche frente al Galatasaray en el estadio Santiago Bernabéu, en Madrid. EFE/Rodrigo Jiménez
El delantero brasileño del Real Madrid, Rodrygo Silva de Goes, se lleva el balón del encuentro tras conseguir tres goles durante el partido correspondiente a la Liga de Campeones que han disputado esta noche frente al Galatasaray en el estadio Santiago Bernabéu, en Madrid. EFE/Rodrigo Jiménez

Madrid, 7 nov (EFE).- El Real Madrid acaricia los octavos de final de la Liga de Campeones tras vapulear a un débil Galatasaray con un estelar Rodrygo, que vivió una noche mágica con triplete y asistencia de gol, en un nuevo recital físico de Fede Valverde y con Thibaut Courtois en su mejor momento, sellando su portería por cuarto encuentro consecutivo.

Las claves de la goleada del Real Madrid al Galatasaray son:

1. La sensación Rodrygo

Desplázate para ir al contenido
Anuncio

Ha derribado la puerta del primer equipo y tiene magia. Todo el Santiago Bernabéu coreó su nombre al unísono por primera vez tras un recital de remate y de intensidad. Tiene margen para seguir creciendo, pero a sus 18 años aporta ya mucho al Real Madrid. Define con un don natural, con una facilidad impropia a su edad. Encara sin presión su participación en un grande, sin necesitar tiempo de adaptación tras llegar de un fútbol tan distinto como el brasileño. Rodrygo lee el fútbol muy bien, parte desde la banda derecha pero aparece por sorpresa en la zona del 9 y marca con un buen testarazo. Domina todos los registros del delantero y le mete verticalidad al juego del conjunto madridista. Ha caído de pie y protagoniza el nacimiento de una estrella.

2. El recital de Valverde

Ha adelantado en la pelea por la titularidad al 'Balón de Oro' Luka Modric. Lo que aporta Fede Valverde al Real Madrid no lo iguala ningún jugador de la plantilla en el aspecto físico. Corre más kilómetros que nadie, ocupa más cancha, la recorre de punta a punta presionando al rival, robando, haciendo coberturas. Es una exhibición continua la que hace el uruguayo en el terreno de juego y de la que se benefician sus compañeros de un centro del campo que se asienta. Con Casemiro agradecido por la menor carga de labores defensivas y Toni Kroos liberado en ataque para aportar más gol que nunca. Zidane ha dado con la tecla. A falta de Paul Pogba, ha encontrado esa pieza clave que le mete el brío que necesitaba su equipo.

3. La portería sellada

Los silbidos del madridismo y la aportación de Alphonse Areola en sus primeras apariciones antes de un grave fallo abrieron un debate del que ha salido reforzado Thibaut Courtois. El belga regresó tras su pequeña lesión con una fortaleza mental no mostrada hasta el momento. Ha desatado su mejor imagen desde que llegó al Real Madrid, dejando a cero su portería en los cuatro últimos partidos, un punto clave en la reconstrucción del equipo de Zinedine Zidane. Responde con buenas intervenciones cuando le ponen a prueba. Pese a la pésima imagen del Galatasaray, llegó en dos ocasiones con peligro y se topó con Courtois, que exhibió confianza en una salida y dos controles con el pecho antes de sacar bien jugado el balón.

4. De la falta de pegada a un recital

El Real Madrid pasó de desperdiciar la oportunidad de convertirse en líder en solitario de la Liga si vencía al Real Betis, sin acierto en las ocasiones, a dar un recital goleador repleto de contundencia. En siete minutos Rodrygo había sentenciado el partido. Al acierto del brasileño se sumó Karim Benzema, que superó a Alfredo Di Stéfano y se convirtió en el tercer máximo goleador en la historia del conjunto madridista en Copa de Europa. Fueron seis goles y pudieron ser incluso más. Ofensivamente el equipo de Zidane funcionó a la perfección. Rompió por bandas, con Marcelo recuperando su cara más ofensiva con dos asistencias, chutó desde fuera del área y asustó al rival con continuidad. Hasta 21 remates, doce ellos a puerta y una efectividad de gol del 50%.

5. Marcelo, único punto negativo para Zidane

El día de su centenario en Liga de Campeones, un partido especial para Marcelo y después de brillar de nuevo en fase ofensiva, con dos asistencias a Rodrygo, el brasileño dejó la única mala noticia del partido para el Real Madrid. Notó una molestia muscular que le hizo parar antes de que se agravase. Es su tercera lesión de la temporada. Ya se ha perdido seis partidos. Su mejoría física respecto al pasado curso le permite rendir a mejor nivel, pero los continuos parones por percances le están afectando. Tiene sustituto. Ferland Mendy rindió a buen nivel los 47 minutos que disputó.

Roberto Morales

Otras historias