Sergio Ramos y una titularidad ante el Elche debido a la importancia de la vuelta de Champions League

Pablo Falcones
·3 min de lectura

El Real Madrid recuperó ayer a uno de sus jugadores más importantes después de casi dos meses por lesión. Sergio Ramos se puso el brazalete de capitán y frente al Elche disputó una hora de encuentro, sobre todo con la mente puesta en coger ritmo de cara al partido decisivo que el equipo juega este martes, en la vuelta de octavos de final de la Champions League contra la Atalanta.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Sin duda alguna, el regreso del camero es una gran noticia para el conjunto blanco. Es una muestra de compromiso por parte de un jugador cuyo futuro ahora mismo no está muy claro. Pase lo que pase de aquí al final de temporada, con gestos como el de ayer es evidente que Ramos lo va a dar todo siempre. Y sobre todo, es evidente lo importante que es para Zidane y sus compañeros.

A pesar de que la pareja de centrales Nacho-Varane ha funcionado muy bien cuando ha actuado este cursa, el técnico francés ha devuelto en cuanto ha podido a la titularidad a su capitán. El duelo del martes definirá la temporada blanca, y es que hay un par de precedentes de mal recuerdo para los seguidores blancos que demuestran lo diferencial que es su capitán.

Real Madrid v FC Internazionale: Group B - UEFA Champions League | Quality Sport Images/Getty Images
Real Madrid v FC Internazionale: Group B - UEFA Champions League | Quality Sport Images/Getty Images

Por supuesto, estamos hablando de las dos vueltas de octavos de final de Champions en 2019 y 2020. En la primera, Ramos había forzado una amarilla que lo dejó en la grada para el partido contra el Ajax. La ventaja que habían conseguido los blancos parecía suficiente (1-2), pero no fue así. "Sin Ramos, el Real Madrid es una sangría en defensa" aseguró Ten Hag, técnico holandés, en la previa. De Jong y compañía se exhibieron sin el capitán en el campo para humillar al equipo de Solari (1-4).

El año pasado se repitió la historia contra el Manchester City. Sergio fue expulsado al final del partido de ida por un penalti sobre Gabriel Jesús que De Bruyne convirtió en el 1-2 definitivo. En la vuelta, ya en agosto, no pudo estar y Varane cometió dos errores muy graves que dejaron KO al conjunto español (2-1). De nuevo se echó mucho de menos al andaluz.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Este año, como en 2019, los blancos también llegan con ventaja después del 0-1 de Bérgamo. Sin embargo, Zidane no quiere tropezar con la misma piedra y sabe de lo importante que será Ramos para ello. Por eso le quiso dar minutos ayer, para que llegue rodado al partido de Champions.