¿Qué se hace con los miles de kilos de níscalos incautados a los recolectores fraudulentos?

M. J. Arias
·3 min de lectura

En lo que va de temporada de recogida de setas en Soria (Castilla y León), las autoridades han decomisado ya más de 5.000 kilos de hongos (en su mayoría níscalos) a recolectores que no cumplían las normas o que no tenían los permisos en regla para poder hacerlo. Miles de kilos que, lejos de desperdiciarse, son colocados en el mercado legal lo más rápido posible teniendo en cuenta de que se trata de un alimento perecedero. La pregunta es, ¿dónde va a parar el dinero que se recauda con su venta?

En Soria las autoridades han decomisado casi 6.000k kilos de setas. En su mayoría, níscalos. (Foto: Miguel Palacios/Cover/Getty Images)
En Soria las autoridades han decomisado casi 6.000 kilos de setas. En su mayoría, níscalos. (Foto: Miguel Palacios/Cover/Getty Images)

Según publica Soria Noticias, que se ha hecho eco de la cantidad de denuncias puestas hasta el pasado viernes, 122, el destino de los beneficios de la venta de esas setas incautadas son los “propietarios de los montes” a quienes les llegan “a través de los titulares de los cotos micológicos”. Actualmente, en la provincia de Soria existen 11 cotos micológicos que abarcan un total de 184.363,705 hectáreas, como informa El Norte de Castilla.

Detallan en el citado medio local que de las 122 denuncias registradas hasta el viernes, la mayoría, 69, fueron por recoger setas sin la autorización necesaria. La segunda razón, con 27 de los expedientes abiertos, se debieron a un exceso en la cantidad recogida. Y es que para poder recolectar setas en la provincia se requiere de unos permisos que pueden solicitarse a través de la Asociación de Montes de Soria. Hay dos tipos de licencia: recreativa y comercial.

Las primeras son más económicas (van de 3 a 40 euros) y permiten la recogida de un máximo de cinco kilos de setas al día, pero no su comercialización. El otro tipo, el que sí autoriza su venta, varía desde los 10 euros que paga un recolector local a los 300 euros que pagaría uno provincial. En estos casos la cesta puede llegar a los 50 kilos al día.

La última cifra actualizada de los hongos incautados a recolectores que no tenían los papeles en regla o superaron la cantidad permitida asciende a 5.886,52 kilogramos. De eso, solo 4 corresponden a boletus y 0,5 a ‘otras especies’. El resto, todo níscalos, un manjar en esta época del año que puede llegar a alcanzar precios considerablemente altos. En Alcampo, unas de las cadenas con los precios más competitivos a nivel general, el precio por kilo ronda los 40 euros.

Un producto que, como denunciaba El País hace solo unos días, cuenta con un mercado negro prolífico como demuestran las cifras del producto incautado por los operativos establecidos por la autoridades de Soria para dar caza a quienes incumplen la normativa y en los que participan tanto la Guardia Civil como agentes medioambientales.

Desde El País señalan que este año las autorizaciones concedidas por la Junta de Castilla y León para la recogida de setas supera las 70.000 y que 40.000 de ellas se circunscriben a la provincia de Soria. Según denuncia en su reportaje este diario, el papel de algunos intermediarios a la hora de comprar estos níscalos fraudulentos resulta crucial a la hora de alimentar a lo que denominan como la ‘mafia de las setas”.

Además, una de las quejas de quienes sí cumplen con la normativa es que algunos de esos recolectores infractores no respetan el monte ni al hongo, que debe ser recogido con técnica para no aniquilar la cosecha de la próxima temporada.

EN VÍDEO | Hongos crean una escena mágica liberando esporas de colores