El Sevilla sigue con su pleno en la Europa League

Los goles de Bryan Gil y Dabbur, que se reivindican, dieron la victoria a los de Nervión en un partido descafeinado ante un pobre Qarabag.
Los goles de Bryan Gil y Dabbur, que se reivindican, dieron la victoria a los de Nervión en un partido descafeinado ante un pobre Qarabag.

El Sevilla sigue intratable en la UEFA Europa League y, a pesar de que no tenía nada en juego, venció por 2-0 al Qarabag en el Ramón Sáchez-Pizjuán. La noche en Nervión sirvió para firmar el 5 de 5 en partidos y victorias pero también para constatar que hay jugadores que piden más minutos a Lopetegui y otros que le dan la razón a sus reiteradas suplencias.

La primera parte no pasará a la historia del club de Nervión. El conjunto azarí plantó una zaga con cinco defensa y una línea de cuatro por delante que complicó al Sevilla encontrar espacios y que le hizo caer en un ritmo bajo propio de un equipo que no se jugaba absolutamente nada tras cerrar su clasificación como primeros de grupo con dos jornadas de antelación. Sí sirvió el primer acto para constatar por qué Rony Lopes no juega nunca en Liga. El portugués no funcionó ni por el centro, donde arrancó el duelo, ni por la izquierda y la derecha donde Lopetegui lo fue desplazando para activarlo con el paso de los minutos.

Begovic sólo tuvo que trabajar con una buena falta directa de Munir que se colaba por la escuadra. Con la llegada del segundo tiempo, el Sevilla aumentó la velocidad ayudado por la entrada de Bryan Gil por el apático Rony. El canterano activó la banda izquierda sevillista y de sus botas nació el 1-0 con una buena jugada y un disparo que se coló tras tocar en Dabbur. El Qarabag, que se jugaba el pase, tuvo que abrirse y los locales encontraron los espacios que necesitaban.

De hecho, Dabbur tuvo hasta tres ocasiones clarísimas pero no acertó a marcar. El israelí lo intentó y dejó detalles de calidad durante todo el partido pero no fue hasta el descuento cuando la fortuna le sonrió marcando un auténtico golazo por la escuadra, el primero que hace en el Sánchez-Pizjuán.

Sí se reivindicó Munir, de lo mejor del Sevilla en ataque y sólo se fue sin marcar porque Begovic le sacó una man o antológica a cuatro minutos del final. El Sevilla sigue con su pleno de victorias en la Europa League y ya sólo le queda un duelo para finalizar la fase de grupos, APOEL será la última parada para que los menos habituales tiren la puerta abajo o sigan condenados al ostracismo.

Desplázate para ir al contenido
Anuncio

Otras historias