¿Sexo con mascarilla? Médicos dicen que puede reducir la transmisión del COVID-19

¿Sexo con mascarilla? Médicos dicen que puede reducir la transmisión del COVID-19
¿Sexo con mascarilla? Médicos dicen que puede reducir la transmisión del COVID-19

A raíz de estudios contradictorios sobre si el COVID-19 está presente o no en el semen, investigadores de tres hospitales de Boston han publicado una serie de pautas de salud sexual que describen los comportamientos de mayor riesgo y dan algunos consejos insólitos sobre cuándo usar mascarilla.

Las pautas, publicadas en Annals of Internal Medicine, señalan que cualquier tipo de actividad sexual en persona supone un factor de riesgo de COVID-19 dada la escasez de datos de los que se dispone sobre la transmisión sexual, y se sabe que el SARS-CoV-2 se puede propagar a través de la saliva, los mocos, las gotitas o, aunque menos común, al tocar los ojos, la nariz y la boca tras tocar una superficie infectada.

El estudio sobre el sexo clasifica hábitos desde el más seguro al de mayor riesgo mediante el modelo de distanciamiento social de los CDC. La abstinencia sexual y la masturbación son las prácticas más seguras, seguidas del sexo telefónico o por videollamada (que tiene sus propios riesgos, advierten los autores) y acostarse con una pareja con la que se vive, si ninguno de los dos ha estado expuesto o es asintomático. La actividad sexual con una persona con la que no se está pasando la cuarentena es considerada un comportamiento de riesgo y los investigadores recomiendan usar una mascarilla en ese caso.

Desplázate para ir al contenido
Anuncio

“Admitimos que puede ser una recomendación insólita, pero llevar una mascarilla durante el coito con alguien de fuera de la casa puede reducir los riesgos, al igual que otras estrategias como ducharse, lavarse las manos y limpiar las superficies donde pueda vivir el virus después de la actividad sexual”, dice a Yahoo Life el doctor Jack Turban, autor principal y médico psiquiátrico residente en el Hospital General de Massachusetts y en el Hospital McLean. “Por desgracia, el virus se propaga fácilmente a través de partículas respiratorias, lo que hace que besar sea un riesgo todavía mayor que otros actos íntimos”, añade Turban.

A pesar del riesgo asociado con este tipo de intimidad, el estudio anima a los doctores a no juzgar cuando pregunten a sus pacientes sobre sus vidas sexuales. “Afortunadamente, los expertos en salud publica están empezando a prestar atención al hecho de que es poco probable que las recomendaciones de abstinencia tengan éxito y podría degenerar en resultados negativos”, explica Turban a Yahoo Life.

Las principales organizaciones sanitarias recomiendan el uso de mascarillas para evitar transmitir las gotitas respiratorias que podrían propagar el SARS-CoV-2, el virus que causa el COVID-19, pero si bien las mascarillas pueden ayudar a mitigar los riesgos de tener sexo con parejas con las que no se vive, los expertos dicen que no existe una solución perfecta, y señala que cualquiera que mantenga relaciones sexuales se está poniendo en riesgo.

“No estamos diciendo ‘ponte una mascarilla y no te preocupes’”, explica a Yahoo Life el doctor Kenneth Mayer, profesor de medicina de la Facultad de Medicina de Harvard y uno de los autores del estudio. “Más bien decimos que si la usas, reduces el riesgo”. El estudio señala que la investigación no aclara si el COVID-19 está presente o no en el semen, mientras que un estudio de China descubrió que no existen prácticamente pruebas de que esté presente, mientras que otro dice que sí. “Hasta que esto se comprenda mejor, sería prudente considerar el semen como potencialmente infeccioso”, escriben los autores.

El doctor Alex Keuroghlian, director del Centro Nacional de Educación de Salud LGBT en el Instituto Fenway y en el Programa de Psiquiatría de Identidades de Género en el Hospital General de Massachusetts, explica a Yahoo Life que el sexo podría ser peligroso en el futuro cercano. “Los riesgos de contacto físico entre personas que no están pasando juntas la cuarentena seguirán siendo muy reales ante la ausencia de una vacuna adecuada para toda la población”, dice Keuroghlian.

Por supuesto, los resultados del informe no se deben tomar como una lista prescriptiva de lo que se debe hacer y lo que no al mantener relaciones sexuales; más bien proporciona unas recomendaciones para frenar la propagación del SARS-CoV-2. Los investigadores dicen que las parejas tendrán que decidir con qué se sienten cómodas de puertas para adentro”, dice Turban. “La recomendación más segura para evitar la propagación del virus es la abstinencia, pero para mucha gente eso no será posible. El sexo con personas de fuera de casa supone un mayor riesgo que el sexo con personas que viven en la misma casa. Esa es una forma de reducir el riesgo”.

Noticias relacionadas


Elise Solé

Otras historias