Sin "bombas" de última hora, Florentino puede estar preparando el mercado 2020

Yahoo Deportes
Burak Akbulut/Anadolu Agency/Getty Images
Burak Akbulut/Anadolu Agency/Getty Images

Al final el Real Madrid no tuvo ni una bomba, ni dos, ni tres en el último día del mercado de fichajes. Ni el holandés Donny Van de Beek, que en su momento se dio por hecho, ni el portugués Bruno Fernandes, que tanto el director deportivo de la Fiorentina como el sensacionalista tabloide The Sun, veían ya vestido de blanco, ni por supuesto algunos de los verdaderos objetivos merengues, Christian Eriksen, Paul Pogba o Neymar Jr. Ninguno se vistió de blanco antes de la campana final. Sólo el portero francés Alphonse Areola, que arribó cedido por una temporada como parte del traspaso de Keylor Navas al PSG.

El aficionado madridista no puede estar muy contento con esta resolución del mercado veraniego.

Desplázate para ir al contenido
Anuncio

Tras el mal año del conjunto merengue la campaña pasada, todos esperaban muchas más caras nuevas, y sobre todo de mejor nivel. La situación, con el único fichaje de relumbrón de Eden Hazard, dista mucho de esa ilusión, y lo cierto es que los nombres de Mendy, Militao o Jovic, simplemente, no llenan el ojo.

Pero cabe la posibilidad de que Florentino Pérez, hombre estratégico donde los haya, no haya tirado la casa por la ventana este año pensando en el que viene.

Con todo, el Real Madrid ha sido el equipo que más dinero ha gastado este verano en La Liga. 300 millones en jugadores que, más allá de Hazard, no llegaron para ser titulares, pero sí para ayudar y formar equipo. No es una cifra para nada desdeñable, pero a la vez, todo el mundo entendía que el pésimo bagaje de la última campaña ameritaba una restructuración mucho más profunda de una plantilla que parece que ha tocado su techo en el club.

MARTIN BUREAU/AFP/Getty Images
MARTIN BUREAU/AFP/Getty Images

Jugadores como Toni Kroos, Gareth Bale, Isco Alarcón, James Rodríguez, Lucas Vázquez o incluso Marcelo Vieira y Raphael Varane, estaban en un momento ideal para ser traspasados —todavía— a un buen precio pues su caché en el mercado tras conquistar el Real Madrid cuatro Champions Leagues en cinco años seguía siendo bastante sustancial. Visto además su rendimiento la temporada pasada y la pretemporada que recién termina, parece que la salida de muchos de esos nombres quizás hubiera sido la mejor opción para preparar de manera adecuada el campeonato del cual ya se han jugado tres jornadas. Con lo recaudado de esas ventas se podría haber hecho mínimo cinco o seis fichajes de primer nivel para reflotar el equipo.

Pero no ha sido así.

Florentino Pérez se ha mantenido agazapado, esperando noticias y posibles ocasiones de mercado, pero siempre cauto y nunca dispuesto a hacer ninguna locura, por más que jugadores del calibre de Neymar Jr., por ejemplo, se hubieran puesto a tiro. Esto no hace más que presagiar que el presidente merengue tiene un plan que va más allá del final de el mercado veraniego de 2019.

Quizás, como ocurrió el año pasado con la operación de Eden Hazard, Florentino Pérez haya decidido guardar el dinero en el banco —el último desglose publicado habla de que el club tiene 155 millones de euros en metálico en caja— para acometer el verdadero bombazo dentro de un año.

En el caso de Hazard, el Real Madrid decidió no apostar el todo por el todo por el belga el año pasado, para lo que hubiera tenido que invertir cercar de 200 millones, y esperar doce meses para que, a un año del final de su vinculación con el Chelsea, la negociación entre los Blues y los blancos fuera mucho más sencilla y menos costosa —justo la mitad.

FRANCK FIFE/AFP/Getty Images
FRANCK FIFE/AFP/Getty Images

En esta ocasión, Florentino Pérez podría estar cocinando a fuego lento el fichaje del hombre que están todos convencidos en el club debe ser el nuevo jugador franquicia del equipo: Kylian Mbappé.

Entre el dinero que tiene el Real Madrid en caja, lo que se ha podido llegar a ahorrar en las operaciones que se rumoreaban (Neymar, Pogba, Eriksen, Van de Beek, etc.) y lo que logre generar en beneficio durante este próximo ejercicio, el conjunto merengue podría tener suficiente músculo económico para hacer frente un fichaje que podría romper todos los récords conocidos en el mundo del fútbol.

A nadie se le escapa que en la era post-Messi y post-Ronaldo, el francés campeón del mundo va a ser el próximo gran futbolista. Florentino Pérez lo sabe, y también sabe de la querencia de Mbappé por el Real Madrid, equipo con el cual probó de joven y al cual siguió como aficionado durante su adolescencia, sobre todo porque allí se desempeñaba su gran ídolo, Cristiano Ronaldo.

Por lo tanto, no hay que descartar que la actual falta de punch en el mercado veraniego del presidente madridista obedezca a una estrategia para dar caza a su pieza más preciada en junio del 2020. Con su contrato en París concluyendo en 2022, el año que viene sería el último en el cual el conjunto parisino podría sacar provecho por Mbappé a precio de mercado. Si el PSG decidiera esperar un año más y el ex del Mónaco no renovara con los parisinos, darían pie a tener que venderlo por una cantidad mucho menor en 2021, o incluso a verse obligado a verle marchar gratis en 2022. Para esa fecha, Mbappé aun tendría 23 años.

FRANCK FIFE/AFP/Getty Images
FRANCK FIFE/AFP/Getty Images

Todo son hipótesis, claro está, pero basadas en el proceder de Florentino y su cúpula en los últimos años. La directiva blanca —como la del Bayern de Munich, por ejemplo— se muestra reacia a entrar en el tira y afloja que ha desmadrado el mercado con la entrada de capitales de medio y lejano oriente. Por eso el Real Madrid lleva casi un lustro apostando a fichar jugadores jóvenes y no hacer ningún dispendio desmedido, como sí hizo el FC Barcelona por Philipe Coutinho o Ousmane Dembelé, por ejemplo.

Quien sabe, pues, si Florentino está trazando ya un plan maestro de cara al verano que viene. Eriksen termina su contrato con el Tottenham, podría llegar gratis. Pogba estaría a un año de terminar el suyo con el United, podría fichar por prácticamente la mitad de su valor de mercado. Y Mbappé, todavía con dos años de contrato por cumplir en París, podría presionar para buscar su salida —más aún si el equipo vuelve a pegársela en la Champions League— sabiendo que Florentino Pérez estaría en perfectas condiciones de tirar la casa por la ventana por su fichaje. Suena a jugada maestra, por lo que no se descarta que sea justo lo que está pasando por la cabeza del presidente madridista.

Y sí, es una hipótesis nada más, pero visto lo visto, es tal vez una de las únicas formas en las que se puede llegar a entender el despropósito protagonizado este año por el Real Madrid en el mercado.

También te puede interesar:

Vinicius pide una cesión a gritos

Florentino puso un circo y le crecieron los enanos

James Rodríguez demuestra que está para el Real Madrid

Otras historias