El sistema de 3 centrales de Zidane benefician a un Real Madrid con muchas bajas

Jose Benitez
·2 min de lectura

Zidane llegaba al partido contra el Cádiz con los mismos problemas que contra el Getafe. Las bajas y la carga de partidos hacían necesarias las rotaciones en un equipo que aspira tanto a ganar la Champions como La Liga. El francés recuperaba algunos efectivos importantes como Nacho, Varane y Casemiro, pero aún con bajas sensibles.

Por eso, el técnico del Real Madrid pensó en su sistema de 3 centrales que en mi opinión ha sido definitivo. Zidane, que muchas veces es cuestionado y tildado de "entrenador con suerte", aprendió de los errores del pasado fin de semana y cambió de esquema táctico, lo que cogió al Cádiz totalmente desprevenido.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

El entrenador detectó varias carencias del partido contra el Getafe y las solucionó a la perfección con el cambio táctico. Por un lado sus dos laterales, Odriozola y Marcelo, uno por falta de desarrollo táctico y el otro por deterioro físico, necesitaban estar más arropados atrás. Con la entrada de un tercer central, y el siempre expeditivo Casemiro en el mediocentro, los carrileros en este caso, no solo no desentonaron si no que destacaron y protagonizaron buenas acciones ofensivas. De hecho, Odriozola hizo el segundo gol del Madrid.

Por otro lado, los tres centrales le dieron al conjunto blanco la estabilidad en ataque y en defensa que no tuvieron en el anterior encuentro. Tuvieron mucho más control de balón y consiguieron sorprender con las subidas de los carrileros, incluso de Nacho en algunas ocasiones. Los de Álvaro Cervera destacan por su solidez atrás, son un equipo muy difícil de batir, y hoy se vieron totalmente sobrepasados por el planteamiento.

Benzema estuvo sensacional de espaldas y habilitando las subidas de sus compañeros que en todo momento sorprendieron a la defensa amarilla. En la segunda parte, y con la ventaja ya prácticamente insalvable los dos equipos bajaron la intensidad, lo que permitió a los blancos llevarse cómodamente los 3 puntos. Una victoria que en mi opinión hay que anotársela a Zidane por su buen planteamiento táctico.