Sólo funciona Keylor Navas

Matthias Hangst/Bongarts/Getty Images
Matthias Hangst/Bongarts/Getty Images

Tanto dar vueltas para volver al mismo lugar. En el Real Madrid no ha habido revolución ni evolución y quizás sólo ha ocurrido una pequeña involución. Los blancos se volvieron a dejar parte de su prestigio de grande de Europa en la Audi Cup ante el Tottenham, al enlazar su sexto partido consecutivo sin ganar, si a los cuatro que llevamos de pretemporada sumamos las derrotas ante Real Sociedad y Betis en las últimas jornadas de la temporada pasada.

Una historia sinfín la de este Real Madrid en la que pocos jugadores, por no decir ninguno, escapan de la quema tras verse superados en todas las fases del encuentro. Sólo Keylor Navas, el portero que arbitrariamente parece haber sido relegado a suplente de Thibaut Courtois, dio la cara en el Allianz Stadium, salvando a su equipo de quien sabe cuantos goles, que podrían haberse convertido en otra escandalosa goleada.

Desplázate para ir al contenido
Anuncio

El costarricense ha vuelto de vacaciones afilado y entonado. Nada pudo hacer en el gol de Harry Kane, tras un (otro) regalo de un Marcelo fuera de foco competitivo hace ya más de un año. El lateral brasileño calcó la jugada que el año pasado ayudó al Atlético de Madrid a encauzar la Supercopa de Europa, pues al intentar salvar un balón que se iba fuera de banda, no hizo más que habilitar a todo un killer del área como Harry Kane, que batió por bajo a Navas.

Alexander Scheuber/Getty Images for AUDI
Alexander Scheuber/Getty Images for AUDI

Fue el único que pudo con el tico. El Tottenham, alentado por la nula energía y las escasas ganas que presentó el Real Madrid como respuesta a su juego, lo intentó una y otra vez contra el marco de Keylor, que estuvo siempre listo y preparado para ponerle el pecho a las balas.

Quedará para el expediente X el extraño caso de este portero, que tras ganar tres Champions Leagues seguidas con el Real Madrid, y sin dar ningún indicio de que su rendimiento estaba en declive, dejó de ser importante para el club, que le fichó a un competidor siete años más joven y presionó para que fuera él el titular sin mediar una competencia justa sobre el campo.

Por segundo año consecutivo, Navas ha aceptado esa rivalidad manteniéndose en el equipo, negándose a salir por la puerta de atrás, como aquel 31 de agosto de 2015 cuando el club lo vendió al Manchester United como parte del acuerdo del fichaje de David De Gea por el Real Madrid —operación que un falló tecnológico acabó por aborta. ¡Bendito fax!

Tottenham Hotspur FC via Getty Images
Tottenham Hotspur FC via Getty Images

Sin embargo, lo que debería ser una gran noticia en cualquier club —que un jugador destaque como lo está haciendo Navas—, en el Real Madrid no lo es tanto. La actuación del tico en esta pretemporada, como en toda la campaña pasada, pone en relieve el hecho de que la secretaría técnica merengue se rige con la misma convicción que una veleta.

Que se invirtieran 50 millones de euros en fichar un portero teniendo a Keylor en plantilla, cuando el equipo pedía a gritos un delantero goleador, es bastante significativo. Que este año puedan entrar en el equipo Eden Hazard, Rodrygo, Kubo y hasta James, cuando no se han traspasado ni a Isco ni a Asensio, y que no se busque más opciones de Paul Pogba para el centro del campo, cuando se han desprendido de Marcos Llorente, Dani Ceballos y hasta de Mateo Kovacic, es algo muy difícil de hacer entender a la afición.

Pero así se manejan las cosas en el club. Así llegamos a agosto con la plantilla completamente desbalanceada, sin haber ganado un sólo partido en pretemporada y viendo únicamente a Keylor Navas destacar —el portero suplente.

También te puede interesar:

Real Madrid 2020: Los mismos de siempre más Hazard... esto pinta mal

Una paliza del Atlético de Madrid: Lo mejor que le podía pasar al Real Madrid

James Rodríguez se queda... y eso es bueno para el Real Madrid


Otras historias