Una solución para la España Vaciada: más pymes digitales

Jaime Quirós
·4 min de lectura

Desde hace décadas, algunas regiones de España se están viendo afectadas por un fenómeno imparable: la despoblación. Miles y miles de habitantes de las zonas rurales llevan años desplazándose hacia las áreas urbanas en busca de oportunidades educativas y laborales, convirtiendo nuestro país en un auténtico desierto demográfico.

La denominada ‘España Vaciada’ ocupa cerca de un 53% del territorio español y abarca, fundamentalmente, la España interior: las dos Castillas, Extremadura, Aragón y La Rioja. La escasez o falta de todo tipo de recursos básicos (educación, sanidad, comunicaciones por carretera o acceso a Internet) provoca que la población de estas zonas emigre. A su vez, esto se traduce en la pérdida de tejido empresarial y en la reducción del presupuesto de los ayuntamientos por estar la tasa de habitantes muy por debajo de lo normal.

Al contar los ayuntamientos con un presupuesto más reducido, las posibles mejoras nunca llegan a materializarse, por lo que los ciudadanos no tienen incentivo alguno para mudarse a estas localidades. ¿Puede revertirse este fenómeno? ¿Se podría, por lo menos, frenar esta tendencia? Algunos expertos afirman que la transformación digital de pequeñas empresas y negocios podría ayudar a ralentizarlo.

También de interés

Imagen rural de La Rioja, España
La escasez o falta de servicios básicos en la España Vaciada se acaba traduciendo en la pérdida de muchas empresas y la reducción del presupuesto de los ayuntamientos. Getty Creative.

Está claro que la pandemia ha acelerado enormemente el proceso de digitalización en muchos sectores. Sin embargo, a las pymes españolas todavía les queda un largo trecho por recorrer. A pesar de que constituyen la mayoría del tejido empresarial del país, tan solo el 14% dispone de un plan de digitalización, según el Índice de Economía y Sociedad Digital de la Comisión Europea. Eso sí: hay que tener en cuenta que España posee una de las mejores infraestructuras de redes fijas de Europa, lo que podría facilitar esta transición.

¿Cómo beneficiaría la digitalización de las PYMES en la España Vaciada?

La idea es que la digitalización de las pequeñas y medianas empresas pueda ayudarlas a seguir llevando a cabo su actividad desde cualquier región de España. Las zonas menos pobladas ofrecen muchas ventajas respecto a las urbanas: más tranquilidad, menos estrés, precios y alquileres más baratos…

La modernización de las compañías aumentaría su capacidad para captar clientes potenciales. Una web corporativa de calidad, un buen posicionamiento en buscadores y una actividad constante en redes sociales son factores fundamentales para aumentar la notoriedad de marca hoy en día. La presencia en Internet también permite compaginar el modelo de venta tradicional con el e-commerce, beneficiando altamente a aquellas empresas que no disponen de locales en zonas de alto tránsito.

No solo eso: los canales digitales permiten una interacción continua, gratuita y personalizada con el cliente, independientemente de la distancia física que los separe del empresario. También pueden ayudar a las pymes a acceder a una red de proveedores más amplia, ayudándoles a encontrar la opción que mejor se adapte a sus necesidades.

Asimismo, la apuesta por soluciones tecnológicas se puede traducir en una mejora de la productividad y la eficiencia a largo plazo. La promoción digital de las pymes del sector horeca (hoteles, restaurantes y cafeterías) tiene como objetivo atraer a más visitantes a la zona, fortaleciendo el turismo rural y contribuyendo a revitalizar la economía local.

Este reforzamiento digital permitiría a los empresarios la posibilidad de cumplir sus objetivos profesionales desde las zonas rurales, contribuyendo a un desarrollo de la economía española más equilibrado. No obstante, hay que tener en cuenta que nada de esto será posible si no se realizan cambios profundos.

No solo son necesarias las ayudas a las pequeñas empresas para completar su transformación digital, sino que contar con una buena infraestructura de telecomunicaciones en las zonas rurales se antoja fundamental. Esto debe ir acompañado de un sistema de carreteras y transporte público de calidad y de la existencia de farmacias, hospitales y centros educativos, entre muchas otras cosas. De nada sirve contar con una buena conexión a Internet si no se tienen los servicios más básicos garantizados.

Es cierto que la digitalización podría ser capaz de frenar este proceso de despoblación, pero tiene que ir de la mano de muchas otras medidas. El objetivo es atraer más población hacia la España Vaciada, y esto solo será posible cuando el medio rural ofrezca una mejora significativa de la calidad de vida en comparación con las ciudades.

Laotracaradelamoneda

IDNET Noticias