“Un sonido muy desagradable”: campeones de billar quedan impactados por una vergonzosa flatulencia

Yahoo Deportes

Por lo general, a los seguidores del snooker, una modalidad británica del billar, les piden que se comporten bien; pero desgraciadamente, un seguidor de las finales del Masters en Londres no estaba al tanto de esa regla.

Durante el fin de semana Stuart Binhgam se enfrentaba a Ali Carter por el título de The Masters y todo parecía ir bien hasta que un asistente insolente decidió añadir un toque de emoción a la partida durante la quinta tanda.

Poco después de comenzar el juego, después de un tiro de Carter, se escuchó el sonido de una serie de flatulencias proveniente de la multitud.

Desplázate para ir al contenido
Anuncio

Aunque a muchos de los asistentes la interrupción les pareció divertida, ni los jugadores ni los árbitros de billar pensaron lo mismo.

La broma del asistente también desconcertó a los comentaristas.

La reacción de Stuart Bingham durante la final del Masters patrocinado por Dafabet contra Ali Carter en el Alexandra Palace, el 19 de enero de 2020 en Londres. (Foto de Alex Davidson/Getty Images)
La reacción de Stuart Bingham durante la final del Masters patrocinado por Dafabet contra Ali Carter en el Alexandra Palace, el 19 de enero de 2020 en Londres. (Foto de Alex Davidson/Getty Images)

“Estamos escuchando un ruido indeseado que proviene del público”, dijeron en la transmisión de Eurosport.

“No tengo idea de qué está pasando”.

“Alguien está haciendo un sonido horrible”.

“No es divertido para los jugadores, pero la multitud lo encuentra bastante gracioso”.

Las risas continuas en la multitud finalmente hicieron que el árbitro oficial del partido, visiblemente irritado, regañara a los asistentes.

Pudo reestablecer el orden rápidamente, de la misma manera en que un maestro calla una clase llena de niños ruidosos.

“Ahora cálmense, ha sido suficiente”, se vio obligado a requerir el árbitro.

Como era de esperar, los fanáticos en las redes sociales pensaron que el incidente era extremadamente divertido.

Alguien llevó una máquina de pedos a la final del billar.

Brillante.

Alguien colocó una máquina de pedos con audio por control remoto en la partida de snooker. Disfrutarás al verlo. No puede ser que yo sea el único que piense que esto alegraría una tanda aburrida.

Por suerte para Bingham, la distracción no le hizo perder la concentración, ya que derrotó a Carter 10-8 y reclamó el premio de 250.000 libras, casi 300.000 euros

Chris Young

Otras historias