La bestias de playa que asombran a los internautas y es imposible dejar de mirar

Están hechas de tubos de plástico y botellas recicladas y son capaces de, accionadas por la brisa marina, desplazarse por la playa de La Haya como si cobrasen vida. El embajador en Panamá del Reino de los Países Bajos -ha dejado de ser oficialmente Holanda-, Dirk Janssen (@dirkjanjanssen), ha compartido un vídeo de estas ‘bestias de playa’, como se llaman, y ahora maravillan a los tuiteros.


Desplázate para ir al contenido
Anuncio

“Nunca voy a olvidar la primera vez que vi una bestia de playa. ¿Qué es eso? Me quedé totalmente perplejo. En la playa de La Haya puedes encontrarlas: esculturas cinéticas que caminan con el viento, del artista Theo Jansen”, dice en su tuit ahora viral Janssen, que ha querido con el vídeo subido a su perfil compartir con todo el mundo el espectáculo que supone verlas en acción. Las esculturas son itinerantes y no siempre están en La Haya. Según explica él mismo en redes, ahora mismo están en México.

Se trata de unas “criaturas” que llevan recorriendo el mundo varias décadas en realidad. No son nuevas. La primera generación de estas esculturas cinéticas fue creada por el artista holandés Theo Jansen allá por 1990. Desde entonces, no ha cesado en su empeño por seguir perfeccionando el sistema y el acabado.

Ingeniero, científico y escultor, Jansen las denominó Strandbeest o bestias de playa y cada año se supera. Para crear estos seres casi mágicos que él relaciona con la imaginación y los cuentos de hadas que le inspiran para realizarlas, usa los tubos de plástico que se utilizan en las instalaciones eléctricas como aislante y con ellos consigue esas formas de insectos o animales gigantes.

Para hacerlas funcionar, moverse como si estuviesen vivas, usa un sistema de alas de tracción que se activa con el viento uniéndolas a un cigüeñal colocado de manera que las patas se muevan. Ágiles, gráciles y como si fuesen magia, las que se han vuelto virales recorren la playa de La Haya que tan bien conoce el artista.

Según recogía el dossier de prensa del Espacio Fundación Telefónica cuando hace unos años su obra recabó en Madrid durante un tiempo, “su esquema de trabajo es siempre el mismo. Cada año desarrolla un ser nuevo, que hereda las virtudes del anterior y las perfecciona. Cuando está listo experimenta el movimiento con él en las playas cercanas a su estudio durante el verano. Después de un año de vida y varios meses a la intemperie, las hace regresar al taller y las convierte en lo que denomina ‘fósiles’ y empieza de nuevo a desarrollar otra criatura que mejora la especie anterior”.

Más historias que podrían interesarte:

Las Strandbeest o bestias de playa de Theo Jansen están diseñadas para pisar la arena, pero también recorren ciudades. (Foto: Scott Barbour/Getty Images)
Las Strandbeest o bestias de playa de Theo Jansen están diseñadas para pisar la arena, pero también recorren ciudades. (Foto: Scott Barbour/Getty Images)


Otras historias