El cuerpo técnico de Cali llevó tranquilidad luego de los incidentes: "Estamos bien"

·2 min de lectura

Luego de la derrota del Cali ante Cortuluá, el caos se desató en el estadio 12 de Octubre. La hinchada de los Azucareros entró a la cancha y allí fueron a buscar a los jugadores y al entrenador Mayer Candelo.

Afortunadamente, la policía entró rápidamente y evitó que los agresores se fueran encima del plantel verdiblanco que se metió corriendo hacia el vestuario. Unos minutos más tarde, Darío El Chusco Sierra, asistente técnico de Mayer en el Cali, se refirió a lo sucedido y actualizó el estado del plantel.

“Estamos bien, Mayer está físicamente muy bien y los jugadores también. Fue un suceso que ojalá no se repita más en el fútbol colombiano ni en el fútbol mundial”, comentó de inicio en diálogo con Semana.

“La policía tiene una reacción muy buena. Fueron rodeando y sacando a todos los jugadores que tenían cerca. Afortunadamente no pasó nada, como una agresión más fuerte a un integrante de Deportivo Cali. Salimos todos ilesos. Estamos sanos”, agregó.

Por su parte, se refirió a lo que sucedió con varios jugadores en la cancha: “Al primero que veo que agarran es a Teo y cuando le pregunto qué le pasó, me dice que lo abrazaron fuerte pero no lo agredieron. A Fabry Castro le quitan la ropa y le dan un golpe”.

De igual manera, mencionó lo que le dijeron varios hinchas mientras se dirigían a los camerinos: “Hubo el tumulto de la gente que grita muchas cosas, su frustración, es un momento difícil para ellos y para nosotros. La policía nos saca al vestuario”.

Finalmente, habló sobre sí el cuerpo técnico continuará o no: Esas decisiones las deben tomar los directivos... Estamos fuertes y esperar qué pasa. No me puedo entregar porque alguien me amenace o diga alguna cosa. Esperemos que los directivos tengan cabeza fría, que lleguemos a Cali, piensen y sea lo mejor para la institución y para nosotros”.

Foto: Dimayor