El sueño de una vida: padre e hija, juntos en el Dakar

Sergio Lillo

Si a Manuel Plaza (El Herrumblar, Cuenca, 1960) –Manolo para los amigos– le hubiesen dicho en el invierno de 1995, mientras preparaba todo para debutar en el Dakar en enero, que 23 años después correría junto a su hija recién nacida probablemente habría sonreído antes de decir: "De eso, no tengo duda".

La pasión por el motor corre por las venas de todos los integrantes de la familia hasta límites que parecen de película. Manuel y su esposa, Pilin Vázquez, se aventuraron camino del Polo Norte cuando ella estaba embarazada de Mónica, su primera hija, a bordo de un Opel Corsa. Una aventura que hace seis años repitieron todos juntos, también con Marta, la pequeña de la familia, en un Volvo, durmiendo con trajes de nieve y arrancando el coche cada cierto tiempo para no congelarse. 

Manuel ha competido en 12 ocasiones en el Dakar, todas ellas en África. También estaba inscrito para el de 2008, el único que se ha cancelado desde 1979 y que obligó a ASO a cambiar de continente rumbo a Sudamérica. En la tercera era del rally, tras su paso a Arabia Saudí, el conquense cumplirá el sueño de su vida: correr junto a su hija Mónica, que debutará en el rally. Ambos formarán parte de la estructura de Sodicars y competirán con el BV2 dos ruedas motrices de gasolina (#364). 

Desplázate para ir al contenido
Anuncio

“El proyecto salió gracias a Momentum Task Force porque nos dio la base para motivarnos un poco en busca del resto de patrocinadores. A partir de ahí, con un grupo de amigos en los viajes que organizamos a Marruecos fuimos sumando apoyos y gracias a ellos salió adelante. Todos los patrocinadores son amigos y ha salido por la motivación de hacer un Dakar de los que se hacían antes", comenta el piloto a Motorsport.com.

"Yo, por suerte o por desgracia, no he podido correr los Dakar de Sudamérica, porque para mí el concepto era África, era el desierto. Pero ahora yo creo que sí se han vuelto a reunir estos requisitos, de volver a la auténtica aventura, de etapas largas, en el desierto…  A mí me apetecía muchísimo porque cuando nació mi hija corrí mi primer Dakar y en todos los de después siempre he pensado tanto en Mónica como en Marta y soñaba qué bonito sería correr algún año con Mónica. Me apetece y me motiva muchísimo. Volver al desierto y correrlo con ella son los motivos principales de afrontar este reto y compartir la experiencia de estos años con mi hija". 

El padre de la familia es el dueño de Plaza Aventura, una empresa que organiza viajes 4x4 a Marruecos. Su debut en el Dakar llegó en 1996, tras haberse proclamado campeón de España todoterreno dos años antes (logro que repetiría en tres ocasiones más), solo 12 meses después de su debut en la competición. Su mejor resultado en el mítico rally se produjo en 1998 con el potente equipo Sonauto, al volante de un Mitsubishi Montero V6: 21º. Pero su 13ª participación dakariana tendrá ese plus que solo la familia puede dar. 

“Es todo un orgullo y lo que más me alegra es que él vuelva a correr y encima con un equipo y un coche competitivo. Estar con alguien que tiene tantísima experiencia, con el que conecto tanto y con el que puedo convivir perfectamente 24 horas durante 15 días en el mismo habitáculo es toda una alegría. Estoy muy ilusionada", comenta, por su parte, Mónica, de 24 años.

"Mi padre es una persona muy fácil y siempre te pone todo súper sencillo. No solemos discutir nunca en la vida cotidiana, o sea que dentro del habitáculo menos aún. Él siempre me ha enseñado que cuanto más complicada sea la situación, más hay que guardar la calma, estar tranquilos, pensar con la cabeza fría y apoyarnos mutuamente y a los competidores que necesiten nuestra ayuda".

La historia de Mónica –que trabaja en la empresa familiar y organizando eventos de diferentes marcas automovilísticas– en los raids comienza en 2015, cuando con 19 años debuta a la derecha de su padre en un Toyota Hilux que tenían a medio preparar en la Baja Almanzora. Ese día Manuel volvió a la competición, pero en su hija se despertó la llama de seguir sus pasos. 

"Antes de salir le pregunté a varios amigos que qué significaba ORN y E3 (roderas y estrecho)... y me monté en el coche", resume la conquense de sus primeros minutos como copiloto. 

"No pude tener mejor profesor. Me ha dado las claves para poder tener un buen nivel de copilotaje, aunque mi objetivo es llegar a ser piloto. Ahora mismo estoy intentando hacer todo lo que puedo… El año que viene me gustaría empezar en tierra para ser lo más completa posible. Tengo una gran base de haberme sentado al lado de pilotos como mi padre, Dani Solà, Cristina Gutiérrez, Kees Kollen, que me aportan mucho, además, soy una persona muy observadora".

En el equipo compartirá asistencia con Cristina Gutiérrez y Pablo Moreno Huete, dos de sus mejores amigos en las carreras y fuera de ellas. El buen rollo estará asegurado en un estructura donde también están Isidre Esteve y Txema Villalobos, y Óscar Fuertes y Diego Vallejo. Pero esta joven copiloto echará de menos la presencia de Virginia Gómez, directora del jurado de motos en la última edición del rally, y Margot Llobera, piloto andorrana que finalmente no ha reunido el presupuesto necesario para debutar en el Dakar. 

"El principal objetivo es acabar el rally, pero la competición corre por nuestras venas e intentaremos luchar por el top 20 y hacerlo lo mejor posible en nuestra categoría de tracción trasera, donde hay coches oficiales. Intentaremos hacer un buen papel y sobre todo disfrutarlo", asegura Mónica ante el sueño de su vida.  

El apoyo de las otras dos partes de la familia, Pilin y Marta, es "clave" y Mónica reconoce que sin ellas sería "muy complicado". Desde el 5 de enero, los Plaza vuelven al desierto, esta vez con ganas de dar guerra entre las dunas. 

Más del Dakar:

El Dakar se pone serio contra las trampasEl Red Bull Junior Team del Dakar ya tiene pilotosSainz: "Es el año de capitalizar el trabajo con X-Raid"

Así es el buggy Sodicars BV2 de los Plaza

Manuel Plaza, Mónica Plaza, Sodicars Racing

Manuel Plaza, Mónica Plaza, Sodicars Racing <span class="copyright">Kike Belenguer</span>
Manuel Plaza, Mónica Plaza, Sodicars Racing Kike Belenguer

Kike Belenguer

Manuel Plaza, Mónica Plaza, Sodicars Racing

Manuel Plaza, Mónica Plaza, Sodicars Racing <span class="copyright">Kike Belenguer</span>
Manuel Plaza, Mónica Plaza, Sodicars Racing Kike Belenguer

Kike Belenguer

Manuel Plaza, Mónica Plaza, Sodicars Racing

Manuel Plaza, Mónica Plaza, Sodicars Racing <span class="copyright">Kike Belenguer</span>
Manuel Plaza, Mónica Plaza, Sodicars Racing Kike Belenguer

Kike Belenguer

Manuel Plaza, Mónica Plaza, Sodicars Racing

Manuel Plaza, Mónica Plaza, Sodicars Racing <span class="copyright">Kike Belenguer</span>
Manuel Plaza, Mónica Plaza, Sodicars Racing Kike Belenguer

Kike Belenguer

Manuel Plaza, Mónica Plaza, Sodicars Racing

Manuel Plaza, Mónica Plaza, Sodicars Racing <span class="copyright">Kike Belenguer</span>
Manuel Plaza, Mónica Plaza, Sodicars Racing Kike Belenguer

Kike Belenguer

Manuel Plaza, Mónica Plaza, Sodicars Racing

Manuel Plaza, Mónica Plaza, Sodicars Racing <span class="copyright">Kike Belenguer</span>
Manuel Plaza, Mónica Plaza, Sodicars Racing Kike Belenguer

Kike Belenguer

Manuel Plaza, Mónica Plaza, Sodicars Racing

Manuel Plaza, Mónica Plaza, Sodicars Racing <span class="copyright">Kike Belenguer</span>
Manuel Plaza, Mónica Plaza, Sodicars Racing Kike Belenguer

Kike Belenguer

Mónica Plaza, Manuel Plaza, Sodicars

Mónica Plaza, Manuel Plaza, Sodicars <span class="copyright">Press Image</span>
Mónica Plaza, Manuel Plaza, Sodicars Press Image

Press Image

Mónica Plaza, Manuel Plaza, Sodicars

Mónica Plaza, Manuel Plaza, Sodicars <span class="copyright">Press Image</span>
Mónica Plaza, Manuel Plaza, Sodicars Press Image

Press Image

Mónica Plaza, Manuel Plaza, Sodicars

Mónica Plaza, Manuel Plaza, Sodicars
Mónica Plaza, Manuel Plaza, Sodicars

Otras historias