Susana, ganadora de GH, se opera el pecho y vive una pesadilla

(Photo by Tristan Fewings/MTV 2019/Getty Images for MTV)
(Photo by Tristan Fewings/MTV 2019/Getty Images for MTV)


La ganadora de Gran Hermano 14, Susana Molina, vive un drama desde que pasó por quirófano para realizarse una operación de reducción de pecho debido al complejo por el tamaño de sus senos.

Desplázate para ir al contenido
Anuncio

Susana Molina siempre había querido reducir su talla de sujetador y, de hecho, ya durante su participación en el reality show por excelencia, Gran Hermano, lo había comentado. La concursante que se coronó ganadora de GH 14 poco esperaba que fuera a ser tan doloroso cumplir su sueño.

Pasar por quirófano nunca es plato de buen gusto para nuestro cuerpo, aunque después nos encante el resultado, nos cure de una patología o nos libere de un complejo, el dolor y la anestesia siempre nos pueden jugar malas pasadas.

Susana ha querido compartir con sus seguidores de Instagram la pesadilla que ha vivido tras operarse los senos. En sus propias palabras explica que: “Os voy a contar porqué me hago mucho de rogar, la verdad es que he pasado unos días un poco horribles.”

Así inicia la confesión de Susana y prosigue: “Me operé el pecho y no fui persona en todo el día. El martes también estuve bastante mal porqué, al salir de la anestesia, me desmayé y no paraba de vomitar. Fue tan horrible que no lo quiero ni recordar.”

La ex concursante televisiva afirma que sigue encontrándose mal y ha querido aclarar que su operación no se debe a un aumento sino a todo lo contrario, a una reducción de pecho. Sin embargo y tras haberle quitado su talla original, la parte de arriba del seno quedaba “vacía” y le han tenido que colocar una prótesis redonda de silicona de 250 gramos.

La joven de Murcia ahora tiene una talla 80 pero con copa B. Anteriormente tenía la misma talla pero con copa D y eso le ocasionaba dolores por el peso y también le impedía hacer con normalidad ‘tareas’ rutinarias como dormir cómoda.

Algunos seguidores dicen que exagera y ella ha querido también responder a estos comentarios minoritarios: “Me estáis diciendo muchas que soy una exagerada, otras me entendéis perfectamente porque os pasa lo mismo. Es una cosa muy subjetiva, pero para mí una copa D en un contorno tan pequeño como 80 centímetros si es mucho. De hecho, ya he comentado alguna vez lo que me cuesta encontrar sujetadores o bikinis de mi talla, por no hablar de la imposibilidad de ponerme algunos vestidos o escotes. En fin, lo quería hacer desde hace tiempo y lo hice.”



Actualmente la murciana sufre dolor y se ve bastante limitada por el complicado postoperatorio que no le permite ni siquiera levantar los brazos por lo cual vestirse o ducharse, peinarse y hasta lavarse los dientes (según ella ha comentado) se convierten en un pequeño infierno diario para ella.

En sus palabras: “Esta semana está siendo una m*****, no hago más que ver series y destrozar mi dignidad. No puedo ni ir al baño sola, mi señora madre me tiene que ayudar hasta en eso”. A pesar de los malos días que está pasando Susana, lo primordial es que la operación salió bien y que se ha quitado un gran peso de encima, nunca mejor dicho.


Más historias que te pueden interesar

Susana Molina tiene miedo a estar sola

Anabel Pantoja y Susana Molina: amigas y socias

GH VIP: Belén Esteban pillada con el micro abierto criticando a Mila Ximénez

Otras historias