La suspensión del fútbol favorece a Luis Suárez

Goal.com

Si hay alguien a quien le ha venido bien la suspensión temporal de las competiciones futbolísticas como medida preventiva al contagio del CoVid-19 ese es Luis Suárez. El uruguayo, lesionado desde principios de enero, afrontaba una recuperación de cuatro meses después de pasar por el quirófano el pasado 12 de enero para superar una lesión en la rodilla derecha. Es decir, que de reaparecer lo habría hecho en los últimos partidos de la temporada, quien sabe si para disputar una hipotética final de la Champions League, para llegar justo a la Copa América, que debía comenzar el próximo 11 de junio. Sin embargo, la situación ha dado un vuelco que, para Suárez, resulta positiva a pesar del confinamiento y del sufrimiento que en algunos casos ha generado.

Porque el tiempo juega ahora a favor del delantero uruguayo, que ya ha cumplido dos meses desde que se sometiera a la artroscopia y recientemente incluso hizo público a través de sus redes sociales que ya trabaja en el gimnasio para poder reaparecer cuanto antes. Sin embargo, donde antes de la pandemia del coronavirus hubiera llegado justo para competir con el Barcelona y la selección uruguaya, ahora sabe que ambos equipos podrán contar con él cuando se retomen las competiciones

 

 

 

 

View this post on Instagram

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Focus on the future 💪💪🔴🔵 #siemprepositivo #enbuenasmanos 🙌🙌

A post shared by Luis Suarez (@luissuarez9) on Mar 4, 2020 at 5:09am PST

Cabe pensar que así será después de que la UEFA y la Conmebol hayan suspendido tanto la Eurocopa como la Copa América previstas para el próximo verano. Igualmente, la UEFA ha previsto disputar la final de la Champions League el próximo 27 de junio de forma que LaLiga, si finalmente se retoma aunque sea a puerta cerrada, ganará el margen de un mes para permitir a los campeonatos domésticos concluir sus calendarios y a Suárez reaparecer según lo previsto pero en condiciones de participar en más partidos de competición oficial que antes.

Algo parecido sucede con la Copa América, que tendrá lugar un año más tarde -igual que la Eurocopa- y podrá contar con un Luis Suárez, si no hay nuevas lesiones, completamente recuperado, a diferencia de lo que hubiera sucedido en junio, cuando quizá hubiera podido llegar falto de forma tras haber disputado apenas un puñado de partidos con el Barcelona. En otras palabras, Luis Suárez hubiera recibido el alta a falta de tres semanas para acabar LaLiga y, si esta se retrasa un mes como ha hecho la UEFA con la final de la Champions League, es fácil advertir que el delantero apenas se perderá, y eso si no hay demoras a la hora de reactivar las competiciones, tan sólo unos pocos partidos más.

Desplázate para ir al contenido
Anuncio

Otras historias