Título paraguayo le da una bocanada de oxígeno a un Olimpia ahogado en deudas

Asunción, 13 nov (EFE).- El título que Olimpia conquistó tras empatar 1-1 con Nacional en la última jornada del Torneo Clausura de Paraguay ha supuesto un alivio económico para el histórico club asunceno, apremiado por las deudas y enfrentado a múltiples demandas.

Olimpia llegó este sábado a la final del Clausura con una deuda estimada en 54 millones de dólares, según las copias del balance del ejercicio 2020 difundido por Versus, la sección deportiva del diario paraguayo La Nación.

Con el empate, el conjunto Franjeado no solo llegó al título 46 en su palmarés en el fútbol local sino que se hizo acreedor a un premio de 500.000 dólares reservado para el campeón del Torneo Clausura 2022.

"Entregamos el cheque de USD 500.000 al campeón del torneo clausura de la Asociación Paraguaya de Fútbol, un auspicio otorgado por la Conmebol para fortalecer la competitividad de los torneos locales", publicó este domingo en Twitter el presidente del ente rector del fútbol sudamericano, Alejandro Domínguez.

Olimpia sumó igualmente con el resultado de la última fecha del torneo guaraní 92 enteros en la tabla general que le permitirán disputar el partido por la Supercopa frente al Sportivo Ameliano, ganador de la Copa Paraguay 2022.

Este torneo promete un incentivo económico de 1.000 millones de guaraníes (unos 141.330 dólares) para el ganador.

Pero, la mejor noticia para el Decano es la clasificación directa a la fase de grupos de la Copa Libertadores 2023.

Esta fase le garantiza al flamante campeón paraguayo un aliciente de tres millones de dólares, uno por cada partido disputado como local, por parte de la Confederación Sudamericana de Fútbol (Conmebol).

UN ROSARIO DE DEMANDAS

Estos premios caerán como agua de mayo para las finanzas del Rey de Copas, enfrentado a un rosario de demandas.

Entre otras, la FIFA ordenó en octubre pasado al Olimpia pagar unos 176.000 dólares al defensor uruguayo Agustín Ale, que vistió los colores del equipo paraguayo en el año 2021.

También deberá abonar, según una decisión de la FIFA conocida en febrero pasado, más de 500.000 dólares al colombiano Junior de Barranquilla por el traspaso del zaguero de ese país, Jorge Arias, que estuvo en el club entre 2018 y 2020.

En agosto pasado el equipo asunceno logró conjurar una de las mayores amenazas que enfrentaba por cuenta de la demanda que el ucraniano Dinamo de Kiev interpuso ante la FIFA por el caso del internacional paraguayo Derlis González, que retornó en 2020 al conjunto guaraní.

Tras llegar a un acuerdo en torno a la deuda de más de cinco millones de dólares por el pase de González, el conjunto ucraniano desestimó la demanda y pidió levantar las sanciones contra su similar paraguayo, informó en ese entonces el presidente de Olimpia, Miguel Cardona, en su cuenta de Twitter.

Y aunque el camino es largo para sanear sus deudas, serán los buenos resultados -y una exitosa cosecha de premios- los que mantendrán a flote al Franjeado.

(c) Agencia EFE