El talento vasco del Athletic se impone a las estrellas del Barça

·3 min de lectura

SEVILLA, 18 ene (Reuters) - El indomable espíritu luchador del Athletic de Bilbao, forjado con la feroz identidad vasca del club, se impuso el domingo en Supercopa de España a un Barcelona con jugadores de talla mundial pero sin cohesión.

Encabezados por su barbudo delantero Asier Villalibre, que tocó la trompeta en el campo tras la victoria por 3-2 en la prórroga, la efusiva celebración del Athletic demostró el sentimiento de unidad del equipo, algo que el Barça ha echado en falta desde hace tiempo.

El delantero del Barça Antoine Griezmann culpó de la derrota del equipo a la falta de comunicación en la defensa.

"Creo que ha sido mal defendido. No hablamos. Son detalles muy importantes para definir un partido. Cuando sale el balón o cuando hay que empezar a correr, alguien tiene que gritar. A veces gritan y a veces no", dijo.

Griezmann, que pasó sus años de formación en la Real Sociedad, rival vasco del Athletic, elogió el espíritu combativo de sus adversarios, que en dos ocasiones remontaron un marcador desfavorable tras los goles del francés.

"El Athletic trabaja hasta el último minuto y lo hacen muy bien", añadió, señalando la fuerte presión del Athletic durante todo el partido.

El entrenador del Athletic, Marcelino, que se tan solo lleva tres partidos en el cargo tras sustituir a Gaizka Garitano, también se mostró encantado con su nuevo equipo.

"Son ellos con su trabajo y su capacidad los que nos han hecho campeones ganando al Real Madrid (en semifinales) y al Barça. Todo ha sido extraordinariamente bonito, ahora hay que seguir", dijo.

Mientras que el Barça contaba con ocho nacionalidades de tres continentes, el Athletic solo utiliza jugadores nacidos en el País Vasco (tanto en España como en el departamento del mismo nombre en Francia) y de la vecina Navarra (considerada parte de la región histórica de Euskadi) o futbolistas formados en estas regiones, una bolsa de talentos de poco más de tres millones de personas.

La mayoría de sus jugadores, entre los que se encuentran los goleadores Óscar de Marcos, Villalibre e Iñaki Williams, salieron de la cantera del club, algo parecido al histórico equipo del Barça que entrenó Pep Guardiola entre 2008 y 2012.

El argentino Lionel Messi, uno de los pocos jugadores que quedan de aquella plantilla, fue expulsado por un manotazo a Villalibre y reconoció el mes pasado que al vestuario le ha costado encontrar la unidad tras los numerosos cambios de jugadores.

Sin embargo, la plantilla del Athletic está tan unida que seis jugadores, entre ellos el trompetista Villalibre, decidieron formar una banda durante el confinamiento del año pasado, haciendo versiones de canciones famosas en el País Vasco.

"Hemos tenido que tirar de garra, de los que es el Athletic, de pasión y sabíamos que a un partido todo puede pasar", dijo el delantero del Athletic Williams, cuyo cuyo golazo en la prórroga ganó el partido.

"Creo que hemos hecho lo que veníamos haciendo, hemos creído en nosotros, sabíamos de las capacidades. Hemos ido a ganar el partido y somos justos vencedores de la Supercopa".

(Reporte de Richard Martin, edición de Christian Radnedge; traducido por Tomás Cobos)