Tapia: el baile del gato y los ratones

El presidente de la entidad explicó de qué manera se buscará que los clubes liquiden sus deudas, a través de la retención del dinero de la TV.

La Asociación Felina Americana fue encargada a resolver la situación: el edificio principal de la ONU, al límite del final de Manhattan y el comienzo de Brooklyn, estaba invadido por ratas y hacía falta reprimir el problema. Los puertos de Nueva York que dan a Nueva Jersey habían adoptado la técnica de hacer circular gatos para que los roedores se alejaran.  Una especie de panóptico de Michel Foucault para controlar las pestes de los ratones. Dicen que la frase “cuando el gato no está, los ratones bailan” es un invento del lunfardo porteño. Sin embargo, Chiqui Tapia, un sanjuanino devoto de la Difunta Correa, del barrio de Barracas casi desde siempre, da vuelta la teoría de los mininos. Porque el gran gato no está, pero los ratones desesperan.

Edgardo Bauza se cansó de esperar y tiró su primera maniobra: tras cinco días de ahogar la ansiedad en actividades familiares y en jugar al tenis y en disfrutar de Roger Federer y en ver partidos, se sentó en una silla en el único programa de fútbol del segundo canal más visto en Argentina para evidenciar lo que se decía por afuera y que valía expresar. 

1- Quiere seguir siendo entrenador de la Selección argentina.

2- Ningún dirigente lo llamó: ni para decirle que sigue, ni para anunciarle que van a revisar su contrato, ni para aclararle que las declaraciones de dirigentes poniéndolo en duda son una mentira.

Jorge Sampaoli, desde Sevilla, el principal candidato a reemplazarlo si fuera echado, tras las negativas de Diego Simeone y de Mauricio Pochettino, está una situación similar: todos hablan, pero nadie lo ha llamado. La situación de su club pesa: de la temporada pasada a esta se desfinanció el plantel y ahora, además, perderá a Monchi, el Director Deportivo iluminado intelectual de suplir la ausencia de dinero para contrataciones para el próximo año. En mayo su cláusula de salida pasará a ser de 1,5 y su futuro no sólo corre en AFA: también, lo llaman desde Borussia Dortmund y la llegada de Monchi a Roma lo pone como candidato de la institución de la capital de Italia. El miércoles verá a Lionel Messi y a Javier Mascherano en el cruce, por la liga, de su equipo con Barcelona. En los últimos partidos, cruzaron abrazos antes de que comience el juego: el show estará pendiente de eso, más que nunca, esta vez.

Daniel Angelici (vicepresidente primero), Guillermo Raed (vicepresidente tercero) y Nicolás Russo (vocal) fueron los encargados de instalar mediáticamente que la continuidad de Bauza estaba en duda. “Vamos a revisar el contrato”, alcanzó, como frase, para desestabilizar. De los treinta entrenadores que comenzaron esta temporada en los clubes del fútbol argentino, apenas quedan once en el mismo lugar: los procedimientos para echar a un director técnico es un vox populi. 

Pero Tapia utiliza una táctica de lo más particular. Mientras los dirigentes responden mensajes de WhatsApp diciendo que Bauza será echado de su cargo, tras una reunión el próximo miércoles, el nuevo presidente de AFA asegura que no es definitivo. Responde entrevistas sobre la continuidad del técnico, pero no levanta el teléfono para decirle al Patón que se quede tranquilo. Angelici resuelve lo mismo.  En la reunión de Comité Ejecutivo del último miércoles, los directivos salieron en fila a repetir lo mismo: “La continuidad del entrenador no es un tema para hablar en este tipo de encuentros”. Apenas Marcelo Tinelli habla con Bauza. “La relación que tengo con los dirigentes es muy cercana. Si me quieren ubicar, me ubican fácil. Voy a estar más tranquilo cuando me junte a hablar con los dirigentes”, aclara el entrenador en una entrevista radial de lunes. Pero nadie responde al pedido obvio.

Tapia, popularizado como Chiqui, usa la estrategia al revés: deja solos a los ratones, que tienen al gato como un imaginario. Bauza dice que el periodismo lo daña, pero va al periodismo a hablar sobre su continuidad. Tapia dice que el periodismo especula, aunque utiliza la prensa para referirse a la situación. Entre sí, no se llaman. Los medios de comunicación parecen la cancha que más cómodos lo tienen. O la que les encaja culturalmente. Pero uno somete y el otro desespera. El cuerpo técnico de Argentina, no sólo el director técnico, repite que el stress es insoportable. Sampaoli duda sobre sus planes. 

Experto en negociaciones, con experiencia en la más altas esferas de la política gremial de Argentina en los últimos diez años, con muchos partidos jugados en paros y en despidos, exdelantero conocedor del fútbol, Tapia, que de esto conoce todas las mañas, ha diseñado una técnica amparada en la mezcla del desorden y la transparencia. Quienes aseguran que es una decisión tomada que Bauza será echado no lo dicen porque sí. Hay fuentes firmes que se lo confirman. Sin embargo, cual si se tratara de un protocolo a seguir, Chiqui asume, va a reunión de Comité Ejecutivo, se junta con Tinelli y con Angelici, planifica sentarse con el cuerpo técnico, le avisa a los medios qué pasará sin anunciárselo al DT y pedirá tiempo para decidir, mientras dicen que “la Selección juega mal”. El Patón, tras 30 años dentro del fútbol, sabe bien cómo juegan este juego los ratones y los gatos. 

Apenas con su sombra, al felino le alcanza para que el roedor esté desesperado y se desgaste. Algunos dicen que es mala educación. Otros, táctica y estrategia política.

Al usar Yahoo aceptas que Yahoo y sus socios puedan utilizar cookies para personalización y otros fines