La temporada del Barça: una montaña rusa de emociones y ningún título para exhibir

·2 min de lectura

Barcelona perdió este domingo ante Villarreal en su último partido de la campaña. El conjunto culé no pudo despedirse de su gente mostrando su mejor fútbol, así como tampoco lo pudo hacer en la mayor parte del curso.

Fue una temporada con más decepciones que alegrías, de puntos altos pero también muy bajos. Al final, los cero títulos conseguidos no dejan para nada conforme a una afición que, pese a que se ilusionó tras la llegada de Xavi Hernández, necesita vueltas olímpicas para volver a sonreír tras la salida de Lionel Messi.

El mal arranque del curso con Ronald Koeman todavía al mando fue un presagio para lo que vendría más adelante. El neerlandés tuvo que dejar el club tras las críticas por el mal juego del equipo y los pobres resultados.

La llegada de Xavi en noviembre renovó las ilusiones en la Ciudad Condal. Los refuerzos vinieron de la mano, con el regreso de un hombre de la casa como Dani Alves y las firmas de jugadores de talla como Aubameyang y Ferran Torres.

El equipo inmediatamente mejoró, como suele suceder cuando un club cambia los aires con el arribo de un nuevo líder del vestuario. Remontó en La Liga, y pese a la salida de la Champions en la fase de grupos, el conjunto blaugrana se mentalizó para llegar lejos en la segunda competencia del viejo continente, la Europa League.

El punto más alto de la temporada llegó el 20 de marzo. Aquel día, el equipo culé dio el golpe en el Bernabéu tras golear a Real Madrid por 4-0 con un fútbol de alto vuelo y actuaciones individuales espectaculares, incluyendo la de un Pedri que para ese entonces ya aparecía como la nueva joya del club.

Las cosas marchaban viento en popa para Barcelona hasta mediados de abril, con un invicto que se estiraba desde comienzos de enero (derrotas en la Supercopa de España y la Copa del Rey) y grandes actuaciones. Sin embargo, el conjunto culé estaba a punto de recibir un golpe que nunca vio venir.

Por la vuelta de los cuartos de final de la Europa League, el equipo de Xavi Hernández sufrió una derrota durísima en manos de Eintracht Frankufrt en el Camp Nou, ante una marea de hinchas alemanes que viajaron a Barcelona para apreciar en persona el hito de su equipo.

Nunca se recuperó el Barça de aquella eliminación, cerrando la temporada muy desdibujado, como queriendo que acabe todo pronto para dar vuelta la página y pensar en el futuro, uno en donde la realidad del club se asemeje a la de sus mejores años.

Foto: Getty Images

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente