El termómetro de la jornada 18

Agencia EFE
·5 min de lectura

Madrid, 10 ene (EFE).-

-- SUBEN:

- Morales: buena racha la del Levante, que sólo ha perdido un partido en las últimas cinco jornadas. En la última, superó al Eibar con la aparición fundamental de un hombre que dio los tres puntos a su equipo. Por detrás en el marcador con un tanto de Inui, Morales apareció para completar un final de partido excepcional. Primero asistió a Gonzalo Melero para hacer el gol del empate y después marcó el 2-1 definitivo que dio mucha tranquilidad al Levante en su pelea por no descender. Con tres goles en las últimas cuatro jornadas, ha sido clave en el despegue de su equipo.

- Messi/Griezmann: si hubo dos jugadores clave en la victoria del Barcelona en Granada, esos no fueron otros que el argentino y el francés. El segundo, sigue con su temporada irregular y este fin de semana le tocó subirse a lo más alto de la montaña rusa en la que vive. Suyos fueron dos de los cuatro goles que marcó el cuadro azulgrana y una de las asistencias a Messi, que se apuntó al festival de su compañero con otro doblete. Ambos afinaron la maquinaria del equipo de Ronald Koeman, que necesita la sonrisa de dos de sus mejores jugadores. Sobre todo la de Messi, que poco a poco vuelve a mostrar su mejor versión y ya es el líder de la tabla de máximos goleadores con once tantos.

- En-Nesyri: el delantero marroquí reinó en la locura del choque que enfrentó al Sevilla y a la Real Sociedad con victoria para el primero (3-2). Era un partido clave por los puestos de Liga de Campeones y el delantero del cuadro andaluz fue el culpable del triunfo de peso que consiguieron los hombres de Julen Lopetegui. Suyos fueron los tres goles del Sevilla, que ocupa la sexta plaza con tres partidos menos. Con el acierto de En-Nesyri, que hizo el primer triplete de su carrera en Primera División, su equipo mantiene sus aspiraciones de codearse con los mejores.

- Choco Lozano/Negredo: los jugadores del Cádiz formaron la pareja perfecta para acabar con la resistencia del Alavés y reencontrar a su equipo con la victoria después de cuatro jornadas sin ganar. Con un empate en el marcador y con el choque atascado, el "Choco" Lozano provocó la expulsión de Tachi, marcó el 2-1 y cedió a Negredo el tercero. Después, el veterano delantero de 35 años estuvo a punto de redondear la tarde con un disparo al palo que habría coronado una actuación sobresaliente de dos hombres que fueron clave en la victoria del conjunto gaditano.

- Carlos Soler: con la credibilidad en juego de Javi Gracia, con el Valencia rozando los puestos de descenso y con toda la presión del mundo sobre el conjunto ché ante un rival directo como el Valladolid, apareció Soler para aliviar las penas de un equipo que baila errático por LaLiga Santander. El Valencia parecía destinado a sufrir otro pinchazo. Fue mucho mejor que el Valladolid, pero Masip quería amargar la jornada a sus rivales. Sin embargo, apareció Soler para marcar el tanto de la victoria con un obús de larga distancia que alivió las penas de un equipo que por fin sonríe tras ocho jornadas seguidas sin ganar.

-- BAJAN

- Filomena: Como si no hubiera poco lío con el coronavirus, el temporal 'Filomena' se unió a la fiesta para complicar más aún el desarrollo de la competición. Muchos incidentes marcaron la jornada: la espera de cuatro horas dentro de un avión de los jugadores del Real Madrid para desplazarse a Pamplona; el regreso del vuelo del Athletic a Bilbao tras sobrevolar Madrid sin poder aterrizar con la procedente suspensión del choque ante el Atlético; el aplazamiento del Getafe-Elche por la incapacidad de los primeros para desplazarse a Alicante; y, en Segunda División, el regreso del autobús del Rayo Vallecano, que se tuvo que dar la vuelta cuando se dirigía a Miranda de Ebro. Filomena, sin duda, fue el protagonista ajeno al fútbol que más lució para mal esta jornada.

- Celta: después de la espectacular aparición de Eduardo Coudet en el banquillo del Celta, con cinco victorias en seis partidos, parece que el efecto causado por el técnico argentino se ha parado en seco. Esta semana cerró una semana errática tras perder 0-4 ante el Villarreal. Primero, cayó 2-0 en el estadio Alfredo Di Stéfano frente al Real Madrid; después, el Ibiza, de Segunda División B, apeó al cuadro gallego de la Copa del Rey. Y este fin de semana, en una primera parte para el olvido en la que encajó cuatro goles en media hora, completó una mala racha que ensombrece su serie exitosa de victorias.

- Hazard: defraudó en el primer partido tras su lesión en el que Zidane le dio la titularidad. El técnico francés le concedió media hora en los duelos frente al Elche y el Celta y contra Osasuna llegó la hora de la verdad para el medio belga. Hazard se mostró de nuevo apagado, lejos del nivel con el que asombró al mundo en el Chelsea. Timorato con el balón en los pies, falto de ideas rompedoras para marcar la diferencia, fue un jugador plano en un empato sin goles que puede alejar aún más a su equipo del líder, el Atlético de Madrid.

- Machín: su Alavés no carbura. Su derrota en Cádiz (3-1) aumenta la presión sobre un equipo que sólo ha ganado uno de los últimos siete encuentros que ha disputado en LaLiga Santander. El último, ante un posible rival directo y con un jugador menos por la expulsión de Tachi, la sexta del curso en las filas del cuadro vitoriano. De momento, está a salvo, dos puntos por encima del descenso, pero ya se han encendido las alarmas de un club que necesita que su entrenador dé un giro a una situación que empieza a ser de alerta roja.

(c) Agencia EFE