Se terminó el andar perfecto de Real Madrid y su poder ofensivo

Real Madrid era el único equipo en LaLiga que había ganado todo lo que jugó en sus primeros seis partidos. No solo eso, sino que también se quedó con los de Champions League, pero todo cambió y ese andar perfecto como el gran poder ofensivo se interrumpió en el Bernabéu.

El Merengue no dejó la mejor impresión frente a Osasuna y no solo que cortó su racha positiva de triunfos, sino también cedió el liderazgo en soledad y ahora lo comparte con Barcelona. Pero todo quedó reflejado en cancha, donde no encontró los espacios ni las sociedades.

Si bien pudo haberlo ganado con las chances del final, desperdició una gran posibilidad con el penal que malogró Karim Benzema a falta de poco para el cierre del encuentro. Incluso, con un hombre más, nunca supo cómo lastimar a su rival y quedarse con la victoria en Madrid.

De hecho, ni siquiera pudo sostener la ventaja que había conseguido con el tanto de Vinícius Júnior que envió un centro y no pateó al arco, pero igual tuvo la fortuna de que ingresara junto al palo izquierdo de Sergio Herrera. Ni esa suerte fue suficiente, porque su rival no lo perdonó.

Kike García lo igualó y lo obligó a sacar coraje para ir a buscar la victoria. Sin embargo, le costó en todas las líneas y en las que tuvo a su favor, la puntería no le jugó una buena pasada. Precisamente, sus registros demuestran todo lo que le costó poner en riesgo el arco contrario.

Completó un total de 22 remates a lo largo de los 90 minutos, pero solo cuatro de ellos fueron a portería. Además, cinco fueron de cabeza, lo que refleja que la búsqueda aérea también es un arma aunque no suela utilizarla. Igualmente, nunca pudo marcar el segundo y lo lamentó.

Sobre esos disparos, nueve fueron rechazados y otros nueve salieron afuera, por lo que esta vez Real Madrid no estuvo fino. Vini fue el que más intentó, con tres disparos y todos al arco, pero más que el que convirtió en la primera parte no pudo darle la alegría al equipo.

En tanto, entre los ocho anteriores partidos tenía un promedio de casi tres goles por encuentro con 22 festejos, en los que mínimamente había anotado dos en cuatro ocasiones. En esta oportunidad, eso quedó a un lado y se privó de extender esos números.

El parón internacional dio su primer golpe de efecto en la reanudación de la actividad en España, pero los dirigidos por Ancelotti tendrán que dar vuelta la página rápidamente debido a que el miércoles los espera el compromiso con Shakhtar Donestk por Champions League.

Foto: Diego Souto/Quality Sport Images/Getty Images