Es tiempo de Griezmann: Real Madrid deberá enfrentarse al segundo mejor jugador de LaLiga

Con CR7 lejos de su nivel y el francés en plenitud, el derbi podría ser el quiebre definitivo. Ante la Real Sociedad, AG7 volvió a demostrar su clase.

Quizás los números no lo terminan de reflejar, pero sólo es una cuestión de tiempo. A veces, en el fútbol lo más importante es la mirada, el instinto, la capacidad para sentir que pasa algo diferente. En el Vicente Calderón, hace un tiempo largo que pasan cosas diferentes. Ese pequeño milagro, esa electricidad que hace recorrer el cuerpo de la afición, tiene un responsable directo: Antoine Griezmann. Ante la Real Sociedad, el francés volvió a mostrarse como un jugador completamente diferente al resto. Tan diferente y desequilibrante que, a esta altura, en LaLiga sólo podría mirar desde atrás a Lionel Messi.

El próximo sábado, en el derbi entre Real Madrid y Atlético Madrid, el equipo de Zinedine Zidane deberá enfrentarse ante el segundo mejor jugador del fútbol de España. No mencionar a Cristiano Ronaldo es imposible en esta tesis. En el fondo, muy en el fondo, la afición merengue lo percibirá de alguna manera: cuando el portugués tiene el balón, ya no hace falta ponerse en puntas de pie y prepararse para ver una secuencia excitante. A los 32 años, CR7 se mantiene como un jugador de élite y fundamental, pero ya no capaz del desequilibrio absoluto que tuvo alguna vez. A los 26, Griezmann se muestra como una potencia que sólo puede ir hacia arriba.

El momento del partido en el que se cortó la respiración del estadio fue sobre el final del primer tiempo, cuando Griezmann saltó en busca de un balón, se mantuvo en el aire como si fuera un basquetbolista súperdotado y metió un tacazo espectacular hacia la derecha, donde esperaba Carrasco. Abrumador. El francés tiene un control de raza superior, la amasa como los jugadores de futsal. Es su forma de dominar, de decirle a la pelota que se quede bien pegada su suela, que ahí va a estar feliz. Y ella casi nunca lo traiciona.

Cristiano Ronaldo hizo en esta temporada 19 goles y dio 6 asistencias en 23 partidos. Tuvo una eficacia en el remate a puerta de 44.76%, completó 21 regates y  tuvo menos de 80% de pases correctos. Griezmann, en cambio, anotó 14 tantos, entregó 7 pases gol, cuenta con una eficacia de disparo de 56,90% y realizó ¡52! regates.

Más allá de los números, la cuestión pasa por la electricidad que se genera. La de un jugador que pone en pie a un estadio cada vez que toma el balón, y otro que ya no lo realiza tanto. Lo sabe mejor que nadie el Cholo Simeone, que cambió a Griezmann a los 25 minutos del segundo tiempo. Para cuidarlo, para que lo mimen, para que lo aplaudan. Porque reconoce que su jugador estrella ya mira por arriba a (casi) todos.

Más cosas para leer

Al usar Yahoo aceptas que Yahoo y sus socios puedan utilizar cookies para personalización y otros fines