Tinelli llegó a la Selección argentina y desde ahí busca sumar poder

El vicepresidente de San Lorenzo pidió una licencia en el Ciclón y dejó sus cargos en la AFA por cuestiones "de salud", según él mismo argumentó.

Como un rockero que llega a una gira, con el pelo ordenadito y los lentes marca hollywood, Marcelo Tinelli llegó en el asiento del acompañante de una camioneta Porsche a su nuevo trabajo. A poco menos de un año de haber perdido contra nadie las elecciones para la presidencia de AFA y del momento en que Lionel Messi escribió en su cuenta de Instagram que la AFA era un desastre, el hombre más famoso de la televisión argentina apareció cerca de las 17 por el predio de Ezeiza, para presentarse al plantel y cruzar algunas miradas con los referentes que ya están bajo el mando de Edgardo Bauza, a la espera del 10 de Barcelona y de Javier Mascherano. 

Tinelli apareció para reemplazar a Jorge Miadosqui -referente de San Martín de San Juan- en el cargo de Director de Selecciones y para ocupar un puesto en la estructura AFA. Con Chiqui Tapia como presidente y con Daniel Angelici como vice, su sector -que comparte, sobre todo, con Rodolfo D'Onofrio, de River- quedó relegado y la baraja más importante que lo tocó fue esa. La otra la cosechó Juan Sebastián Verón, que asumió como coordinador de inferiores.

Este nuevo rol es un lugar que, dado el curriculum del futuro mandatario de AFA, parece dar buenos frutos: Chiqui Tapia se destacó por su relación con Gerardo Martino y su cara conocida para el plantel argentino.

Miadosqui, a su vez, reemplazó a Víctor Blanco, quien viajó con el equipo a la Copa Centenario, en Estados Unidos, pese a que la mayor parte del plantel nunca mantuvo una conversación con él y simplemente se preguntó quién era ese señor que, junto a una esposa, estaba en la gira con ellos. Tan pocas referencias suyas tenían que Messi se quejó vía Instragram, acusando abandono, sin saber quién era el responsable dirigencial en esa tripulación. Justamente, Blanco propuso en AFA que Diego Milito fuera quien ocupara el puesto de Tinelli. Sin embargo, el ídolo de Racing desistió de esa posibilidad, frente a no estar demasiado convencido del proyecto y sin intención que empalagarse con las rispideces políticas de AFA. 

Tinelli, quizás, pueda resolver las últimas quejas: las molestias por vuelos, por hoteles y por premios nunca pagados ni ofrecidos. Tal vez, pueda resolver las rispideces del plantel con la prensa. Su buena relación con Bauza -trabajaron juntos en San Lorenzo, ganando la Copa Libertadores- y su fama televisiva lo ayudarán a ingresar a un plantel que descree de todo lo que tenga que ver con una dirigencia que, hace tiempo, los deja tirados.

Más cosas para leer

Al usar Yahoo aceptas que Yahoo y sus socios puedan utilizar cookies para personalización y otros fines