Tomás Roncero se desahoga cargando como nunca antes contra Mourinho por todo el mal que hizo al madridismo

Borja González
·5 min de lectura
Tomás Roncero y José Mourinho (Fotos: Getty Images)
Tomás Roncero y José Mourinho (Fotos: Getty Images)

Tomás Roncero sorprende con sus últimas declaraciones en ‘El larguero’ sobre el paso de Jose Mourinho por el Real Madrid, aprovechando que se cumplen 10 años de que firmase por el club del cual es reconocido seguidor.

El periodista del Diario As siempre defendió al técnico portugués a capa y espada en cualquiera de los medios en los que trabaja, pero una década después de la llegada de ‘The special one’ al Santiago Bernabéu el discurso ha cambiado mucho.

Jose Mourinho estuvo tres temporadas dirigiendo al club blanco, con un éxito discutible en cuanto a palmarés, ganando tan sólo una Liga, una Copa y una Supercopa, aunque indiscutible con respecto al carácter competidor que devolvió al Real Madrid y, que hasta entonces, le alejaba muchísimo de su máximo rival, el FC Barcelona.

Roncero es el primero en reconocer esto último, pero en su opinión esos tres títulos no compensan lo que sucedió fuera del campo: “siempre he dicho de Mourinho que en sus dos primeros años, a nivel deportivo, ante el mejor Barça que han visto nuestros ojos, pues es verdad que, de alguna manera, frenó el golpe para que la sangría no hubiera sido mayor. Ganamos una Copa, que supo a gloria aunque era una simple Copa, porque la manera en que fue la final fue una gozada... Y es verdad que ganamos una Liga, para mí histórica, no sólo por los récords cuantitativos, por los 100 puntos y los 121 goles, sino por la calidad que tuvo esa Liga en la lucha cuerpo a cuerpo con el Barça”.

Sin embargo, añade: “el peaje de Mourinho, con ese desgaste que generaba continuamente, sobre todo el último año, que convirtió el fuego ajeno en el fuego amigo y quiso cargarse a Ramos, a Casillas, a Pepe y a Cristiano”.

Roncero, reviviéndolo con la pasión que le caracteriza, se recrea: “Él desvía el fuego y eso es un dato objetivo. Él intenta cargarse primero a Ramos, lo que pasa que Ramos es Ramos, con su personalidad le planta cara y da un paso a un lado. Luego va a por Casillas, que como no tiene esa personalidad de Sergio, prefiere no entrar en conflictos por ser quien ha sido, se cague y ese silencio le envalentone más a Mourinho y lo acaba machacando, lo acaba destrozando. Y luego va a por Pepe, que lo tiene dos meses sin jugar, y luego va a por Cristiano, lo que pasa que Cristiano es otro que, claro, es Cristiano”.

Y todo esto lo resume con una frase llena de recelo y dolor: “A mis héroes madridistas se los quería cargar”.

Seguidamente, Roncero se declara en contra de que Mourinho vuelva a entrenar al Real Madrid: “Yo me quedo con la parte buena, la parte deportiva, la de que frenó la sangría con el Barça de Guardiola, pero volver, ¿para qué?”

Además, insiste en confesar una cosa que nunca perdonará acerca de todo lo que generó el tema del ‘mourinhismo’: “la última jornada de Liga, en el Bernabéu, eso lo vieron mis ojos, yo veía mucha gente en las gradas, he dicho mucha eh, no dos personas, pegándose a puñetazos porque unos defendían a Mourinho y otros le criticaban, porque era la despedida de Mourinho. Y yo ver entre madridistas ‘guerracivilismo’, que lo generen los propios míos, yo no lo perdono. Yo soy así. Para mí el enemigo siempre será el Barça, el Atleti, el Bayern Munich... Mis enemigos deportivos. Pero que yo vea a madridistas a puñetazo limpio... Yo vi a niños llorando porque su padre se estaba pegando con un señor, y el niño llorando porque su papá tenía la cara morada”.

Y termina dirigiéndose al propio Mourinho: “Mire usted, usted tiene hijos, ¿no? ¿Ha visto eso? Pues sólo por eso usted no puede volver aquí, porque usted ha generado daño, ha generado odio y ha generado dolor en familias. Entonces, se acabó. La vida tiene que ser para unir, para ser positivos, para arrancar una sonrisa. Con todo lo que ha pasado ahora se ha visto, hay que sonreír. Disfruta de la vida chico, que eres millonario, eres ‘The special one’, pues disfruta de la vida, deja de poner malas caras, que parece que tiene úlcera”.

Y desvela algo que nadie sabía: “Y se lo diría a la cara, pero no me dejó. Un día intenté hablar con él, fue maleducado y pasó de largo. Pues se lo diré a la cara si algún día me lo encuentro: ‘Mou, así no y tú no eres más listo que los demás. Los demás somos listos también, que hemos ido al colegio y somos de barrio”.

Palabras muy duras de un defensor acérrimo del madridismo que parece tenía clavadas y no podía aguantar más para sacarlas.

Más historias que te pueden interesar: