Tormentas de granizo del tamaño de pelotas de golf destrozan numerosos coches en Australia

Yahoo Noticias

Australia está viviendo en los últimos meses unas condiciones climatológicas extremas que se están cebando con el país. Si a principios de septiembre las altas temperaturas dieron paso a unos incendios que han quemado millones de hectáreas, ahora son los fuertes vientos y las violentas tormentas las que están azotando la costa este.

Los vecinos de Canberra se han visto sorprendidos por una tormenta de granizo en las últimas horas. (Crédito: Facebook/@JoanneCarvolth)
Los vecinos de Canberra se han visto sorprendidos por una tormenta de granizo en las últimas horas. (Crédito: Facebook/@JoanneCarvolth)

En las últimas horas, han caído importantes aguaceros sobre la capital australiana, Canberra. Unas precipitaciones que se han convertido en granizo del tamaño de pelotas de golf que ha provocado numerosos desperfectos. Así, en algunos barrios de la ciudad, han parecido vehículos absolutamente abollados y con las lunas rotas.

Desplázate para ir al contenido
Anuncio

Así lo han compartido numerosos vecinos a través de vídeos publicados en las redes sociales. En algunas imágenes se pueden observar coches absolutamente destrozados por el impacto de las bolas de granizo que han caído en las últimas horas.

El granizo del tamaño de pelotas de golf ha causado numerosos desperfectos en vehículos y mobiliario urbano. (Crédito: Twitter/@trudoggydog)
El granizo del tamaño de pelotas de golf ha causado numerosos desperfectos en vehículos y mobiliario urbano. (Crédito: Twitter/@trudoggydog)

Las autoridades meteorológicas del país ya habían advertido previamente de todos estos fenómenos y habían recomendado a los ciudadanos que retirasen sus automóviles de la vía pública.

También hay vídeos en los que aparecen algunos ciudadanos refugiándose bajo las sombrillas de las terrazas de los restaurantes tras ser sorprendidos por las fuertes tormentas.

Por otro lado, el personal del zoológico de Somersby, en el estado de Nueva Gales del Sur, tuvo que proteger a los koalas y a otros animales de las lluvias torrenciales. También tuvieron que retener a los caimanes para que no se escaparan de sus cercas después de que el agua lo anegase todo.

Se cree que estas pueden ser las peores inundaciones de los últimos 15 años. Los fenómenos climáticos extremos se han cobrado ya la vida de 29 personas y de más de 1.000 millones de animales.

También te puede interesar:

Otras historias