El Tour hace la regla Covid... e inmediatamente busca la trampa

·5 min de lectura
Tadej Pogačar atiende a los medios desde la distancia al inicio de la tercera etapa del Tour de Francia. En su equipo se han dado varios casos de Covid. (Photo by Michael Steele/Getty Images)
Tadej Pogačar atiende a los medios desde la distancia al inicio de la tercera etapa del Tour de Francia. En su equipo se han dado varios casos de Covid. (Photo by Michael Steele/Getty Images)

Hasta cierto punto, es normal que cada evento deportivo tenga sus propias normas respecto al Covid. Por ejemplo, en Wimbledon, nadie se metía en tu nariz. Si tú te hacías un test por tu cuenta y dabas positivo -así, Matteo Berrettini, por ejemplo-, estaba en tu mano decidir si lo hacías público o no y si te retirabas o seguías compitiendo. Nadie iba a hacerte preguntas. El Tour de Francia -como Roland Garros, en su momento- es distinto: en el Tour, aparte de los antígenos y las PCR que cada uno quiera hacerse por su cuenta, hay una tanda de tests obligatorios que se hacen cada día de descanso. El que dé positivo, con una carga viral alta, a la calle. El que no, puede quedarse.

Es una regla estricta y discutible. Por un lado, queda raro que solo dar positivo te expulse de una carrera cuando prácticamente en todas las sociedades occidentales, el Covid no te da acceso directo a una baja laboral. Tienes, además, que tener síntomas, como con cualquier otra enfermedad. Ahora bien, Tadej Pogacar, el que puede ser el máximo perjudicado de esta política de tolerancia cero, se mostraba curiosamente a favor de la misma: "Seguir corriendo si das positivo significa que puedes contagiar a mucha otra gente y poner en riesgo su salud, es normal que te tengas que ir".

Lo que pasa con esa "tolerancia cero" es que tiene que cumplirse, claro. Quiero decir, es un poco absurdo poner el listón tan alto, pero que luego pasen cosas raras que hagan que todo el mundo lo salte. ¿Qué son "cosas raras"? Pues, por ejemplo, que el domingo previo a los tests masivos den positivo Guillaume Martin y Staeke Laengen... y el martes posterior se anuncien los de George Bennett, Luke Durbridge y Rafal Majka... pero justo el día que todos se hacen un test obligatorio, resulte que todos, absolutamente todos, incluidos estos tres últimos, dan negativo.

Es raro. Punto. Dejémoslo ahí. Da la sensación de que el Tour no quisiera quedarse sin más corredores porque intuye que hay un brote en el pelotón y prefiere que los equipos lo manejen lo mejor que sepan. De hecho, sorprendentemente, Majka sigue en carrera. ¿Por qué? La carga viral es baja. ¿Según qué parámetros? Lo desconocemos. En este giro constante de acontecimientos, ahora hay un tribunal médico que decide esas cosas. La regla y las trampas, lo de toda la vida.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un tuit no disponible por tus preferencias de privacidad

No es la primera vez que pasa en Francia. Ya dijimos que las políticas de Roland Garros eran también muy estrictas en ese sentido. Afortunadamente, al contrario de lo que pasó en Wimbledon, nadie dio positivo. ¿Por qué? La tenista Alizé Cornet lo explicó con una naturalidad pasmosa: "Lo que nadie sabe es que en París hubo una auténtica epidemia de coronavirus y todos los tenistas nos pusimos de acuerdo para no hacernos test". Pone el ejemplo de Barbora Krejcikova, campeona el año anterior, y habla de multitud de casos similares, con los mismos síntomas.

Tiene toda la pinta de que el Tour de Francia va a hacer lo mismo: tengo estas reglas, pero si no os gustan, tengo estas otras. Que los equipos y los corredores se autogestionen. Que vean hasta dónde pueden estirar la cuerda. Si se encuentran bien -y hay que encontrarse muy bien para hacerse 150 o 200 kilómetros a todo trapo-, que compitan. Si se encuentran mal y sus síntomas son peligrosos, por favor, que se hagan a un lado. Si ya es duro que un potencial ganador pierda la carrera por doping, perderlo por un test de antígenos se haría más complicado de aceptar para el aficionado. Y el Tour, como todos los eventos deportivos profesionales, vive de esos aficionados.

¿Qué podemos esperar de los próximos días? La amenaza está ahí. Cuatro retirados en tres días son muchos. En el UAE van ya tres casos... y son ocho corredores. De acuerdo que toman todas las medidas posibles, pero Bennett y Pogacar se sacaron una foto entrenando juntos el día de descanso... horas antes de que el neozelandés diera positivo en una PCR. Ninguno de los dos llevaba mascarilla. Yo creo que cada uno llevará su cuerpo al límite y que pensará en lo suyo. También creo que el Tour lo permitirá, pero puedo equivocarme, claro.

Queda solo un lunes de tests y supongo que ese día sí saldrán cosas. A los que iban a retirarse el domingo o los que pensaran hacerlo el martes, les pedirán que lo hagan el lunes y así la organización podrá recuperar algo de credibilidad. Esto del Covid, sinceramente, es una pesadilla, pero es la pesadilla con la que nos ha tocado lidiar estos años. Que la carrera se decida por factores extradeportivos nos hace ir con pies de plomo en nuestro entusiasmo y eso nunca es bueno. Confiemos en que todo el mundo haga lo que tenga que hacer: una mezcla razonable entre proteger la salud de los compañeros y poder competir si hay fuerzas para ello. De momento, lo que tenemos son mañanas de pánico a la espera del siguiente resultado. Una lástima cuando podríamos estar hablando del Granon o del Alpe d´Huez.

Vídeo | Lola Gallardo, sobre los casos de Covid 19: "Mejor que haya sido ahora"

Otras historias que también te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente