La trascendencia de la victoria de Charles Leclerc va mucho más allá de 5 puntos

  • ¡Vaya!
    Se ha producido un error.
    Vuelve a intentarlo más tarde.
  • ¡Vaya!
    Se ha producido un error.
    Vuelve a intentarlo más tarde.
·3 min de lectura
En este artículo:
  • ¡Vaya!
    Se ha producido un error.
    Vuelve a intentarlo más tarde.
  • ¡Vaya!
    Se ha producido un error.
    Vuelve a intentarlo más tarde.
Charles Leclerc gana en Austria y consigue imponerse a Red Bull y Max Verstappen en su casa (Photo by Peter J Fox/Getty Images)
Charles Leclerc gana en Austria y consigue imponerse a Red Bull y Max Verstappen en su casa (Photo by Peter J Fox/Getty Images)

Charles Leclerc necesitaba como el comer una victoria. Se le escapó hace apenas una semana en Silverstone por culpa de una estrategia dudosa de Ferrari, pero en Austria ha demostrado que el salto de calidad de los de Maranello le puede servir para aferrarse en la lucha por el título. Son solo cinco puntos los que ha recortado este fin de semana, pero el golpe moral que se lleva Red Bull ha sido totalmente inesperado.

El Red Bull Ring es un trazado idílico para Max Verstappen. El neerlandés ganó en un duelo fabuloso con Leclerc en el año 2019 y el año pasado, en la doble cita que hubo en el trazado austriaco, ganó muy cómodamente en ambas. Por ello, las expectativas para este fin de semana eran mucho más favorables de lo que ha terminado siendo la realidad. Ferrari es más rápido y degrada mucho mejor el neumático. Te lo dicen hace tan solo cuatro carreras y no te lo crees.

Con este triunfo son 38 puntos los que separan al de Red Bull con Leclerc. Vale, sí. No son muchos puntos los recortados porque el neerlandés ganó en la carrera al sprint y se ha hecho con la vuelta rápida. Pero ya son dos citas consecutivas en las que consigue recortar puntos en la general y aún queda mucho Mundial por delante. Teniendo en cuenta que en Australia le sacaba más de 50 puntos el monegasco a Max, la tendencia parecía ser mucho peor para los intereses ferraristas, pero nada está perdido.

El que sí lo tiene mucho más complicado es Sainz. El doblete de Ferrari en casa de Red Bull era muy factible. Le iban a devolver la jugada de Imola a los austriacos, pero la fiabilidad les ha vuelto a jugar una mala pasada. De hecho, si no fuera por culpa de la fiabilidad, Leclerc estaría mucho más cerca de Max en el Mundial. Hay que recordar que el monegasco abandonó en Barcelona y en Bakú yendo líder. Leclerc tiene opciones, pero Sainz se ha quedado ya a 70 puntos con el fallo de motor de este domingo. La cara del español en el corralito lo decía todo.

Estaba realmente asustado, muy asustado”, se sinceraba Leclerc una vez cruzaba la línea de meta. Los problemas con el acelerador de su Ferrari le han estado a punto de impedir que ganara una carrera que ha hecho perfecta de principio a fin. Se les escapaba esta y difícilmente podrían levantar cabeza. Los gritos de rabia y júbilo que ha dejado ir Leclerc por la radio representan a la perfección su situación. Ha costado pero la tercera por fin la tiene en el saco.

Además, es una victoria balsámica para el equipo. Con la estrategia de Silverstone provocaron un incendio que se debía solucionar lo más rápido posible. Y suena raro, pero es posible que el abandono de Sainz facilite ahora un poco más las cosas. Con las opciones tan pobres de Sainz, quizás toda la apuesta se queda en la figura de Leclerc. Es el que más ha puesto en problemas a Verstappen y Red Bull, un binomio que se las prometía muy felices y que ven como la tortilla puede haberse vuelto a girar a favor de los de Maranello. Próxima parada, Paul Ricard.

Otras historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente