El abrazo de reconciliación que cambió el paradigma en el atletismo

  • ¡Vaya!
    Se ha producido un error.
    Vuelve a intentarlo más tarde.
  • ¡Vaya!
    Se ha producido un error.
    Vuelve a intentarlo más tarde.
·4 min de lectura
  • ¡Vaya!
    Se ha producido un error.
    Vuelve a intentarlo más tarde.
  • ¡Vaya!
    Se ha producido un error.
    Vuelve a intentarlo más tarde.
Ethiopia's Derartu Tulu (L) and Elana Meyer of South Africa join hands in a victory lap after the women's 10,000m final at the athletics event during the Barcelona 1992 Olympic Games on August 7, 1992 in Barcelona.  Tulu won the Olympic gold medal and Meyer took the silver. / AFP PHOTO / Pascal PAVANI        (Photo credit should read PASCAL PAVANI/AFP via Getty Images)
La etíope Derartu Tulu y la sudafricana Elana Meyer se dieron la mano después de terminar la carrera de los 10.000 metros en Barcelona '92. Foto: PASCAL PAVANI/AFP via Getty Images.

Una carrera de 10.000 metros femenino en los Juegos Olímpicos de Barcelona ‘92 cambió radicalmente la historia del África negra y de Sudáfrica. Dos mujeres como la etíope Derartu Tulu y la sudafricana Elana Meyer protagonizaron uno de los momentos más emotivos de los Juegos cuando, tras conquistar el oro y la plata en la prueba de los 10 kilómetros respectivamente, se abrazaron y, con sus respectivas banderas, dieron una vuelta de honor al Estadio de Montjuic para poner fin a 32 años de apartheid y dejar claro que la unión entre blancos y negros era posible. Sudáfrica fue vetada en 1962 a causa del rechazo internacional ante las leyes del apartheid y la medalla de plata de Meyer permitió a Sudáfrica volver al panorama mundial. Mientras tanto, Tulu, de tan solo 21 años, abrió una nueva tendencia mundial tras conseguir la primera presea dorada de la historia para el África subsahariana.

A pesar de la conquista etíope, la carrera estuvo dominada en mayor parte por Elana Meyer y, a falta de 1.200 para meta, lanzó un ataque al que solo pudo responder Derartu Tulu, mientras que las grandes favoritas como la británica Liz McColgan y la estadounidense Lynn Jennings fueron incapaces de seguir el ritmo impuesto por la sudafricana. “Las reinas del atletismo”, como se les conoce en el mundo atlético, consiguieron abrir un hueco y durante tres vueltas comandaron la carrera a un ritmo imponente hasta que Tulu decidió imponer una marcha más y alargar su zancada hasta completar los 10.000 metros.

South African Elana Meyer leads the woman's 10,000m final followed by Ethiopia's Derartu Tulu at the athletics event during the Barcelona 1992 Olympic Games on August 7, 1992 in Barcelona.  Tulu won the Olympic gold medal and Meyer took the silver. / AFP PHOTO / Pascal PAVANI        (Photo credit should read PASCAL PAVANI/AFP via Getty Images)
Elana Meyer y Derartu Tulu encabezan la carrera de los 10.000 metros de Barcelona '92. Foto: PASCAL PAVANI/AFP via Getty Images.

Con esta medalla de oro, la deportista etíope arrancó un idilio con los Juegos Olímpicos, aunque se vio obligada a detenerse en seco durante dos años tras los JJOO de Barcelona por una lesión. A pesar de ello, esta inactividad no le impidió volar hasta Atlanta para intentar revalidar el título de los 10 kilómetros, pero se tuvo que conformar con la cuarta plaza. Sin embargo, la vida le dio una nueva oportunidad y el oro que se le escapó en los Juegos del ‘96 apareció en Sidney 2000. Asimismo, con 32 años y sin que nadie confiara en ella, volvió a disputar la prueba de los 10.000 en los Juegos de Atenas 2004 para cerrar su periplo olímpico con una medalla de bronce. Además de los títulos olímpicos, también ha cosechado sendos resultados en Mundiales siendo campeona del Mundo en 10.000 y consiguiendo la triple corona mundial en el campo a través.

El legado continúa

Así las cosas, Tulu se convirtió en la pionera de una tendencia que el África negra sigue manteniendo año tras año en todas las pruebas del fondo internacional. Mientras tanto, la exatleta es la responsable, desde el pasado mes de febrero, de que esa travesía que arrancó ella el siglo pasado se mantenga intacta desde la dirección de la Federación Etíope de Atletismo. Sin embargo, su papel de mandataria arrancó en 2018 como presidenta interina tras la renuncia de Haile Gebreselassie, pero desde el mes de febrero ejerce oficialmente como presidenta de un grupo de atletas que continua el legado de una precursora como Derartu Tulu.

MONACO, Nov. 24, 2019 -- Ethiopian athlete Derartu Tulu receives the Female Athlete of the Year Award during the 2019 World Athletics Awards ceremony, in Monaco, Nov. 23, 2019. (Photo by Wu Lei/Xinhua via Getty) (Xinhua/Wu Lei via Getty Images)
Derartu Tulu recibe el premio a Mejor Atleta Femenina del Año en el año 2019. Foto: Wu Lei/Xinhua via Getty Images.

Por su parte, Elana Meyer decidió direccionar su vida hacia la enseñanza y actualmente lidera el proyecto de ENDUROCAD, organización que ofrece un conjunto de servicios para apoyar y gestionar profesionalmente a corredores de larga distancia a nivel mundial. La exatleta trabaja codo con codo con esta empresa para seguir labrando el futuro del atletismo sudafricano y ayudar a la próxima generación de atletas de grandes distancias a cumplir unos sueños que en su día logró la propia Meyer.

Vídeo | Cómo ha cambiado: la evolución de las mujeres en los Juegos Olímpicos

Otras historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente