Un chico fue convertido en informante de drogas por el FBI, pasó décadas en prisión y hoy exige 100 millones de dólares de compensación

·5 min de lectura

Richard Wershe, conocido como ‘Ricky’, pasó más de tres décadas en la cárcel por delitos de drogas luego de que, cuando era adolescente, colaboró como informante del FBI y acabó convirtiéndose él mismo en traficante. Todo comenzó en 1984, cuando tenía 14 años, y continúo hasta sus 17. Hoy, Wershe, de 52 años, ha decidido presentar una demanda contra el gobierno de Detroit y el FBI.

Wershe acusa al FBI de haberlo convertido en un vendedor de cocaína para que le proporcionara información del submundo de las drogas de Detroit, pero luego los oficiales que lo “prepararon e indoctrinaron en la criminalidad” desaparecieron y él acabó en la cárcel durante 33 años.

Richard Wershe Jr. pasó tres décadas en la cárcel por delitos de drogas en los que, afirma, se involucró cuando era adolescente presionado por agentes del FBI que lo volvieron su informante. (Michigan Department of Corrections via AP)
Richard Wershe Jr. pasó tres décadas en la cárcel por delitos de drogas en los que, afirma, se involucró cuando era adolescente presionado por agentes del FBI que lo volvieron su informante. (Michigan Department of Corrections via AP)

Finalmente fue liberado en julio de 2020 y, un año después, interpuso una demanda en la que exige una compensación de 100 millones de dólares, reportó The Washington Post.

En 1984, Wershe tenía apenas 14 años cuando acompañó a su padre a un McDonald’s. Allí se encontraron con un agente del FBI. Al parecer, el padre de Wershe estaba inquieto porque su hija salía con un sujeto que vendía drogas en la calle y quería ver si el FBI podía apartarlo de ella. De acuerdo al Post, el agente Jim Dixon del FBI aceptó hacerlo, pero a cambio le pidió a Wershe padre que identificara a las personas que aparecían en ciertas fotografías.

Él no pudo hacer mucho al respecto, pero el chico ‘Ricky’ sí y dio el nombre de la mayoría de las personas en las fotos, que conocía por ser gente de su vecindario o de su escuela, en el lado este de Detroit.

Ese momento en el McDonald’s cambió la vida de Wershe.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Y por ello él ha demandado a las autoridades que lo implicaron en el mundo del crimen y luego le dieron la espalda, según su denuncia. “El sistema de justicia no ha sido justo conmigo en los últimos 33 años…. Pero pienso que esto tiene que suceder, la gente que me hizo esto debe rendir cuentas”, comentó Wershe con relación a su demanda.

Unos días después del encuentro en el McDonald’s, el agente Dixon interceptó a Wershe cuando iba a la escuela, le hizo subir a un auto y le presentó a otros agentes del FBI, entre ellos Herman Groman. Le dijeron que no contara nada de lo que hacía con ellos y el chico comenzó a trabajar como informante, aunque los agentes, según el citado periódico, ponían en sus reportes que quien colaboraba con ellos era el padre, homónimo del adolescente, a fin de que no se descubriera que estaban implicando a un menor de edad.

Así, los agentes del FBI hicieron que Wershe comprara y vendiera drogas y al hacerlo incluso en una ocasión recibió un disparo en el vientre. Ello duró algunos años y aunque le prometieron que si algo salía mal los agentes le ayudarían, lo que sucedió al final fue diferente. En 1987, cuando tenía 17 años, Wershe fue arrestado en posesión de ocho kilos de cocaína, valuada entonces en 5 millones de dólares. Su juventud y la cantidad de droga en su poder llamaron fuertemente la atención pero, se afirma, Dixon y Groman suspendieron todo contacto con él para evitar ser sometidos ellos mismos a la justicia por usar a un adolescente como informante-vendedor de drogas.

Los agentes que lo volvieron su informante y lo implicaron en el crimen, se afirma, le dieron al chico la espalda y lo abandonaron a su suerte.

A los 18 años, Wershe recibió una sentencia de cadena perpetua. Incluso siguió ayudando desde prisión a la policía, con la promesa de que le ayudarían a que le conmutaran su condena, pero no fue sino hasta 1998 que una reforma legal en Michigan le permitió solicitar la libertad bajo palabra cuando cumpliera 15 años de condena.

Cuando en 2002 le llegó esa audiencia y pidió a los policías con los que había colaborado en prisión que lo ayudaran, estos nuevamente lo abandonaron. Wershe pasó luego de ello otros 17 años en prisión, indicó en Post.

Dixon murió en 2018 y aunque Groman dijo que abogó porque le otorgaran a Wershe libertad condicional en tres ocasiones, eso no se le concedió. Los policías con los que él colaboró mientras estaba en la cárcel tampoco hicieron nada por él, se cuenta. Wershe pasó en prisión más de tres décadas y él clama que si ingresó en el mundo del crimen fue porque fue presionado por policías en su adolescencia, lo que solo le condujo a las “traiciones” que lo mantuvieron en prisión.

El caso de Wershe cobró notoriedad y en 2018 incluso se hizo una película basada en su historia, titulada ‘White Boy Rick’ y estelarizada por Richie Merritt y Matthew McConaughey.

En 2018, Matthew McConaughey estelarizó la película
En 2018, Matthew McConaughey estelarizó la película "White Boy Rick", basada en la vida del adolescente Richard Wershe. (Getty Images)

En su demanda, Wershe exige a las autoridades que se le paguen 100 millones de dólares. “Yo perdí 33 años de mi vida. Mi padre ya no está aquí, muchos de mis familiares ya no están aquí. No pude ver a mis hijos crecer… Es casi como haber estado muerto…”, dijo Weshe en una conferencia de prensa.

Es incierto cuál será la resolución de su demanda, pero es claro que el día en que a sus 14 años él entró en aquel McDonald’s de Detroit su vida dio un giro dramático.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente