Distorsión racista de cánticos que aluden a dioses aztecas desata polémica en California

Jesús Del Toro
·7 min de lectura

Las escuelas de California podrán incluir entre la instrucción y las actividades que ofrecen a sus alumnos información y cánticos que aluden a nombres de dioses aztecas como conceptos para promover la autorreflexión, el conocimiento, la acción y la transformación. Pero algunos no están de acuerdo con esta iniciativa o la han malentendido por completo.

Representaciones de los dioses mesoamericanos Quetzalcóatl, la serpiente emplumada (izq.), y Tezcatlipoca, el espejo humeante,, tomadas del Códice Borbónico. (Getty Creative)
Representaciones de los dioses mesoamericanos Quetzalcóatl, la serpiente emplumada (izq.), y Tezcatlipoca, el espejo humeante,, tomadas del Códice Borbónico. (Getty Creative)

California ha adoptado desde finales de este mes de marzo un nuevo currículum de estudios étnicos para sus estudiantes del grado 1 al 12 (desde primaria hasta 'high school') que incluye elementos para que los alumnos aprendan sobre la historia de las diversas comunidades que viven en ese estado, entre ellas las de origen nativoamericano, latinoamericano, afroamericano, asiático, judío y árabe.

Ampliar el conocimiento y la sensibilidad en materia de diversidad es clave para propiciar una sociedad más justa, armoniosa y con equidad para todos y es un paso clave para prevenir fenómenos nocivos y desafortunadamente recurrentes como el racismo, la xenofobia y otras formas de discriminación y odio.

Ese nuevo plan de estudios étnicos, conocido como Ethnic Studies Model Curriculum (ESMC), es con todo opcional y cada escuela en California puede decidir libremente si usarlo o no. Pero algunos elementos relacionados con la identidad indígena mesoamericana y mexicana han sido distorsionados por críticos conservadores en lo que sería un intento de estigmatizar ese nuevo currículum al asociarlo, sin fundamento, con prácticas inhumanas y destructivas.

La tergiversación que alimenta el racismo

De acuerdo a críticos del ESMC de California, ese plan incluye alusiones a nombres de dioses aztecas (mexicas), incluidas deidades vinculadas al sacrificio humano, y promueve la idea de un "contragenocidio" para desplazar en ese estado a la cultura blanca cristiana.

Esas nociones han sido propagadas por autores y analistas conservadores. Por ejemplo, el autor Christopher Rufo dijo en un tuit que "el currículum de ‘estudios étnicos propuesto en California llama a la ‘descolonización’ de la sociedad estadounidense y pone a estudiantes a cantar al dios azteca del sacrificio humano. La solución, de acuerdo a un autor, es un ‘contragenocidio’ en contra de los cristianos blancos". Rufo también dice que el ESMC está basado en la "marxista pedagogía del oprimido".

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Con todo, una investigación del portal Snopes, especializado en la verificación de datos, reporta que el ESMC no alude al sacrificio humano ni promueve el cometer un genocidio o un desplazamiento en contra de nadie, por lo que los señalamientos al respecto serían falsos e injustificados.

Rufo critica al autor R. Tolteka Cuauhtin, quien es uno de los codirectores del ESMC, porque en sus obras usa términos como “contragenocidio”. Pero Snopes señala que no halló evidencia de que ese término sea usado en el ESMC, el Departamento de Educación de California confirmó que no se utiliza en el citado currículum y, de acuerdo a Cuauhtin, en todo caso no significa lo que Rufo señala.

Según Snopes, Cuauhtin dijo que Rufo tomó un término de su libro, lo sacó de contexto por completo y lo “volteó para que se ajuste a su propia narrativa racista”. Luego, esa distorsión fue propagada como "en un ataque de fake news" por medios de derecha.

En sí, ese concepto no aparece en el ESMC y Cuayhtin explica que “contragenocidio se refiere a antigenocidio, a ir contra el genocidio y a detener el genocidio” y no a promover un crimen de esa índole en contra de nadie.

Un danzante azteca participa en una vigilia en apoyo al movimiento antirracista y contra la  brutalidad policiaca Black Lives Matter en Oakland, California. (Getty Images)
Un danzante azteca participa en una vigilia en apoyo al movimiento antirracista y contra la brutalidad policiaca Black Lives Matter en Oakland, California. (Getty Images)

Qué dicen los cánticos y cuál es su significado

Por otro lado, el ESMC sí incluye una serie de "cánticos comunitarios", basados en tradiciones indígenas mesoamericanas, que incluyen nombres de dioses aztecas o mexicas, entre ellos Tezcatlipoca y Huitzilopochtli. Pero no hace referencia a ellos, indica Snopes, como a deidades ni alude al sacrificio humano. Esos cantos, se indica, usan esos nombres como conceptos para la reflexión y la acción.

Por ejemplo, Cauhtin dice que Tezcatlipoca significa “espejo humeante” y es usado en el ESMC para representar la autorreflexión, mientras que Huitzilopochtli, que significa “colibrí a la izquierda” o “colibrí zurdo”, representa “la voluntad de actuar”.

En el contexto del ESCM, se explica, esos nombres no se usan para referir al dios de la guerra, al dios del sol o a cultos vinculados con el sacrificio humano sino, junto al uso de Quetzalcóatl, para aludir al “conocimiento precioso” y de Xipe Totec en relación a la “transformación” como conceptos para propiciar la autodeterminación y la dignidad de los estudiantes.

Por ejemplo, se indica en Snopes, un fragmento de un canto que usa el concepto de espejo humeante dice: “Tezcatlipoca, Tezcatlipoca…, espejo humeante, autorreflejo. Debemos buscar vigorosamente dentro de nosotros mismos…, ser reflexivos, introspectivos, silenciando distracciones y obstáculos amplios y extensos en nuestras vidas… para ser guerreros del amor, del amor, para nuestra gente que representa justicia, de lo local a lo global, global a local, ecológico y social, justicia…”.

El canto que usa el citado concepto de Huitzilopochtli reza: “Huitzilopochtli, Huitzilopochtli, colibrí a la izquierda, yollotl, corazón…, ganas, la voluntad de actuar mientras crecemos, la conciencia debe ser la voluntad de ser proactivo, no solo pensar y hablar, sino haciendo que sucedan cosas con intervención, resiliencia y espíritu revolucionario, eso es positivo, progresista, creativo, nativo…”.

Esos cantos son ciertamente singulares, pero nada tienen que ver con el sacrificio humano o con genocidio en contra de otros grupos. Y, se señala, se trata de cantos que se interpretan en forma de canción hip hop.

Otras canciones usadas, se indica, recurren a conceptos mayas o mexicas para hablar del amor, la unidad y el respeto mutuo.

Danzantes aztecas participan en una manifestación contra la brutalidad policiaca en Oakland, California. (Getty Images)
Danzantes aztecas participan en una manifestación contra la brutalidad policiaca en Oakland, California. (Getty Images)

La estigmatización de los conceptos indígenas

¿Por qué entonces algunos interpretan esos contenidos y actividades del ESMC de California como cuestiones destructivas y ominosas? Algunos lo atribuyen al uso descontextualizado o racista de elementos aislados, a omitir que todo ello son materiales y prácticas optativas y no obligatorias, y a que desde círculos de derecha, se indica, se hace énfasis exclusivo en que dioses mesoamericanos estuvieron vinculados a prácticas de sacrificio humano pero se omite el contexto amplio del significado de esos conceptos indígenas y en cambio se reiteran estigmatizaciones propagadas por los conquistadores europeos.

Ciertamente, en Mesoamérica se practicó el sacrificio humano (en magnitudes que son motivo de polémica entre los especialistas), pero muchas otras naciones también practicaron formas de muerte y devastación (elementos trágicos y repudiables de la historia humana) y tienen a la par expresiones espirituales y positivas de gran magnitud. Las culturas indígenas de México y Norteamérica están plenas de valores civilizatorios.

Los conceptos, cantos y demás elementos en el ESMC de California que abrevan en conceptos mesoamericanos quizá causen confusión en algunos pero, a criterio de sus defensores, si se conocen y se entienden a plenitud queda claro que no tienen que ver con violencia sino, por el contrario, con la lucha por la paz, la justicia, la igualdad, el conocimiento, el progreso y el amor. Y si usan nombres de deidades mesoamericanas no lo hacen para que los estudiantes las veneren o ataquen a otras expresiones religiosas, sino como conceptos de reflexión, cambio y superación para el bien común y con respeto a la diversidad humana.

El ESMC, cabe señalar, es de aplicación voluntaria en las escuelas de California y superó un amplio proceso de revisión en varias etapas, no exentas de polémica, que duró cuatro años.