Un único gen hace que los conejos hagan el pino en lugar de saltar

José de Toledo
·2 min de lectura
Imagen de un sauteur d’Alfort haciendo el pino
SAMUEL BOUCHER
Imagen de un sauteur d’Alfort haciendo el pino SAMUEL BOUCHER

¿Por qué haría el pino un conejo? En condiciones normales, los conejos saltan, no hacen el pino, no se apoyan sobre las patas delanteras para correr. Y sin embargo, algunos conejos hacen precisamente esto. ¿Por qué?

Por lo que parece, porque tiene un gen defectuoso. Una mutación en un único gen hace que los conejos, en lugar de saltar, traten de correr haciendo el pino. Si existen copias defectuosas del gen RORB, al intentar correr los conejos hacen el pino.

Y este hecho, además de lo curioso e interesante que pueda parecer, puede ayudar a explicar cómo funciona el movimiento en los animales, e incluso cómo podrían solucionarse problemas de movilidad.

El gen RORB produce una proteína que también se llama RORB – esto es así en general para todos los genes, no es algo particular de este caso. Esta proteína RORB aparece en células del sistema nervioso, y parece que está implicada en la coordinación de los movimientos entre las extremidades.

Y se nota cuando los conejos intentan correr. Pasa igual con los humanos, y con casi cualquier vertebrado. Si nos fijamos, al andar necesitamos menos coordinación entre las cuatro “patas”. Pero al correr, especialmente si queremos hacerlo con velocidad, necesitamos que los movimientos de piernas y brazos – patas traseras y delanteras – funcionen de manera coordinada.

Los conejos que hacen el pino – hay una variedad de conejos de cría llamada sauteur d’Alfort que son conocidos por esto – no coordinan el movimiento de las patas traseras y delanteras. Al no producir la proteína RORB, no acompasan los movimientos de las extremidades, y el resultado es el curioso caminar, por llamarlo de alguna manera, que tienen estos conejos.

De momento, los científicos están estudiando cómo afecta la falta de proteína RORB a nivel de la espina dorsal, que es donde se produce la coordinación de movimientos. Pero es posible que el problema que provoque la falta de este componente nervioso sea más amplio.

Y, en cualquier caso, aprender sobre la manera en que se coordinan las extremidades puede tener implicaciones a nivel médico. Aún es pronto para saberlo, pero podría ayudar a personas con problemas de movilidad a recuperar parte de esta.

De momento, este estudio ya nos ha dado la imagen de conejos haciendo el pino

Más historias que te pueden interesar