Uruguay, ante la desazón de una de las peores rachas de los últimos tiempos

·3 min de lectura

Montevideo, 17 nov (EFE).- La selección uruguaya está en problemas. Así lo dice la clasificación de las eliminatorias sudamericanas del Mundial 2022, que la tiene séptima y con una racha desastrosa, en la que solo hizo un punto de 15 posibles y que vio su peor cara en la derrota de este martes (3-0) ante Bolivia.

La mala suerte, la poca eficacia de goleadores internacionales e históricos como Luis Suárez y Edinson Cavani, las lesiones acumuladas y los problemas defensivos son solo algunas de las razones que explican este duro momento que atraviesa el conjunto dirigido por Óscar Washington Tabárez que, hasta hace unas semanas, estaba en puestos de clasificación directa.

Los números hablan solos, ya que Uruguay acumula solo 16 unidades de 36 posibles y su última victoria fue ante Ecuador -hace ya cinco fechas- por 1-0 gracias a un gol agónico de Gastón Pereiro en el minuto 92.

Pese a este negro panorama, la Celeste sabe que todavía tiene posibilidades de ir a Catar ya que este aluvión de duelos sumamente complicados como Argentina de local y de visita o Brasil de visitante -en todos ellos perdió e incluso sufrió goleadas- quedó atrás y ahora se medirá frente a frente con los rivales directos por la plaza mundialista.

El nivel futbolístico de Uruguay no es caótico y en muchos de estos juegos -salvo el de Brasil en el que Uruguay jamás fue competitivo durante los 90 minutos- fueron errores puntuales o ineficacias ofensivas las que decidieron la caída.

Quizá el más icónico para retratar ello fue el partido ante Argentina disputado días atrás en Montevideo y que tuvo a la Celeste dominando casi todo el partido pero que finalizó con victoria visitante, de nuevo por un error ocasional.

Sin embargo, el partido que más duele a los uruguayos fue el disputado ante Colombia en el Gran Parque Central, que significaba una victoria impostergable y en el que Suárez tuvo en sus pies un increíble mano a mano que se fue fuera de la portería.

"Siento desazón. Quedan cuatro partidos y cada vez depende menos de nosotros", sentenció Tabárez durante la rueda de prensa de este martes, tras perder ante Bolivia.

Es que el entrenador, que tiene el récord de ser quien más partidos ha estado al frente de un seleccionado en la historia, sabe que está ante uno de los peores momentos -o tal vez el peor- desde que asumió en la Celeste en 2006.

Pese a la derrota, el entrenador descartó que fuera a dar un paso al costado, ya que no se quiere ir "tirando la toalla" y si bien no se ha visto reacción en el equipo, confía en que sus futbolistas lo llevarán a Catar para dar cierre al proceso iniciado hace ya 15 años.

No obstante, el Ejecutivo de la Asociación Uruguaya de Fútbol (AUF) volverá a analizar en las próximas horas su inmediato futuro, como ya ocurriera semanas atrás tras caer por goleada ante Brasil y Argentina.

A Uruguay le quedan cuatro partidos por delante en los que se juega el pasaje a Catar. Pese a estar lejos, tiene claro que el resto de los rivales también juegan y que muchos de ellos tendrán que verse las caras con los mismos poderosos a los que enfrentó en estas semanas.

Paraguay y Chile como visitante, y Venezuela y Perú como local, son los cuatro rivales que esperan a los celestes para ir a la cita mundialista, a la que no faltan desde Alemania 2006, para la que no lograron clasificarse.

Hasta ahora, Tabárez ha llevado a Uruguay a todos los mundiales desde que dirige al equipo. "El camino es la recompensa", es la frase de cabecera de este veterano entrenador que intentará, con su experiencia y la de sus históricos futbolistas, conseguir que este camino tenga su fase final en una nueva Copa del Mundo.

Federico Anfitti

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente