Vergüenza en el podio de F1: Hamilton bebe de la bota de Ricciardo en tiempos de COVID

Jose Carlos de Celis
·2 min de lectura

La pandemia de COVID-19 ha cambiado muchas cosas en todo el mundo, entre ellas el trato entre personas. Los besos y abrazos que antes se repartían sin miramientos, ahora se han limitado, y los saludos con el codo han sido frecuentes desde marzo.

De hecho, impresiona ver vídeos antiguos donde la gente se abraza o tiene un contacto que ahora resulta extraño. Por ello, ha llamado mucho la atención que en el podio del GP de Emilia Romagna, Daniel Ricciardo recurriera a una celebración que hacía antes del coronavirus y ahora ha recuperado.

Mientras en muchos deportes vemos que ni siquiera hay contacto en la entrega de trofeos, el australiano, tercero en Imola, se quitó su bota e hizo el tradicional shoey con el que celebra sus éxitos, es decir, echar champagne en su calzado y beber de ahí.

Más allá de lo asqueroso que resulta ese acto en sí, Ricciardo hizo que todos nos lleváramos las manos a la cabeza cuando se quitó su otra bota y la llenó, dando de beber a Lewis Hamilton, ganador de la carrera.

El hexacampeón no dudó y echó un trago mientras ambos reían antes de, eso sí, volver a ponerse los dos las mascarillas.

Atento a las cuentas:

Hamilton ya puede ser campeón en la próxima carrera: ¿qué necesita?

El de este domingo es el segundo podio de la temporada para Daniel Ricciardo. El primero fue en el GP de Eifel, pero ahí el protagonismo no era para la bota, sino para una apuesta que el piloto tenía con su jefe, Cyril Abiteboul.

Ambos se tenían que hacer un tatuaje si lograban juntos un podio antes de acabar el año, y mientras Daniel elegiría el diseño, Abiteboul escogería la zona y el tamaño. Aquel domingo, con la euforia y la apuesta en mente, al #3 se le olvidó el shoey, pero este domingo ya avisó tras bajarse del coche de lo que iba a hacer.

"En realidad solo me dijo 'felicidades, pero no me voy a hacer un segundo tatuaje", respondió Ricciardo cuando le preguntaron si Abiteboul repetiría. "Así que tal vez alguien más en el equipo se lo haga. Pero sí, hoy no me olvidaré del shoey".

Dicho y hecho.

Desde aquí apoyamos la manera de ser de Ricciardo, una sonrisa que jamás debe faltar, un gran piloto y persona que alegra la vida a los demás. Pero... ¿el suyo fue el mejor ejemplo en tiempos de coronavirus? Sí, todos los pilotos pasan test (incluso el mismo día de la carrera) con frecuencia, pero...

Más historias que te pueden interesar:

  • Las combinaciones de Hamilton para ganar su séptimo título en Turquía

  • Hamilton ve rencor y obsesión de los ex pilotos de F1 con él

  • Hamilton y Mercedes, una historia de amor por confirmar