Vídeo: El nacimiento de un Lamborghini de carreras

Redacción
motorsport.com

Al mismo tiempo, las carreras cliente se están convirtiendo en un verdadero boom, donde los fabricantes más importantes de coches deportivos están viendo un fuerte crecimiento en el número de participantes en sus campeonatos. La versión “Super Trofeo” del Huracan Evo es el coche más rápido de todos los campeonatos monomarca.

Sorprendentemente, éste y la versión más agresiva del GT3, que ganó en Daytona y también las Blancpain Series de 2019, salen de la misma línea de producción de Lamborghini en Santa Ageda que los coches de calle.

Artículo ofrecido por Lamborghini

Desplázate para ir al contenido
Anuncio

“Teniendo esta flexibilidad de desarrollar los dos modelos en la misma línea nos da una gran oportunidad de tener a la gente muy centrada en sus trabajos sabiendo que tienen ambos productos en el mismo sitio” comenta Stefano Domenicali, antiguo responsable de Ferrari en F1.

“Está claro que no nació para ser un coche de carreras, nació para ser un superdeportivo. Ahora, el automovilismo con los resultados que hemos logrado, nos da algo especial, que es realmente relevante para el valor de nuestra marca.

Lleva dos días construir un coche en la línea de producción, es un proceso paso a paso a través de diferentes estaciones y cada una de ellas recibe el mismo grado de cuidado y atención por parte de la joven plantilla de Lamborghini.

“Tenemos una base de clientela muy joven y tenemos un equipo también muy joven trabajando aquí” dice Domenicali, “la media de edad de los hombres y mujeres que trabajan en Lamborghini es de 38 años así que es un reto por una parte pero muy emocionante por la otra. Nuestro cliente percibe Lamborghini como algo aspiracional, muy dinámico, muy deportivo.

El 70% del coche es básicamente estándar. El chasis, la suspensión, el motor… cambiamos la aerodinámica, la caja de cambios secuencial de competición, que es más fácil para la pista y la gestión del motor, además del sistema eléctrico. El GT3 es más extremo, aunque permanece el motor V10 estándar de los coches de calle, lo que significa que la victoria en Daytona es un poderoso mensaje acerca de la potencia y la fiabilidad.

Mira el vídeo para descubrir el proceso único que combina coches de calle y de carreras en la misma línea de producción.

Otras historias