La tranquilidad de la infanta Elena se ha terminado

Carmen Ro
·3 min de lectura

La tranquilidad con la que vivía la infanta Elena se ha terminado. Desde que se publicó que se había vacunado en Abu Dabi, la primogénita del rey Juan Carlos se ha convertido en una diana para la prensa. Ahora los pasos de la infanta Elena despiertan mucho interés mediático. Muchísimo interés mediático. Y, al parecer, eso le resulta muy incómodo a la hermana mayor de Felipe VI. Se debate de manera encendida sobre si la infanta Elena ha hecho bien o ha hecho mal en vacunarse en Abu Dabi. Y dicen que la infanta Elena podría haber perdido gran parte del apoyo de la ciudadanía. ¿Le ha merecido la pena a la infanta Elena, por vacunarse, el riesgo de perder la tranquilidad que tenía, y hasta el cariño de los ciudadanos?

Spain's Infanta Elena visits the Panamanian Association of Assistance to the Burned Child in Panama City, Panama March 4, 2020. REUTERS/Erick Marciscano
Spain's Infanta Elena visits the Panamanian Association of Assistance to the Burned Child in Panama City, Panama March 4, 2020. REUTERS/Erick Marciscano

La madre de Frolián se ha quedado sin ese cómodo puesto en la sombra que había logrado. De la infanta Elena apenas se comentaba nunca nada. O casi nada. La primogénita de la reina Sofía había conseguido una especie de espacio privado donde nadie se metía. Se hablaba muy poco de ella. Y si se hablaba, se hablaba bien. De la hermana mayor de Felipe VI se destacaba su profesionalidad, su discreción y su saber estar. Es cierto que despertó el interés del público cuando se publicó que había ido a visitar a su padre en Abu Dabi en dos ocasiones durante el año pasado, pero se entendió como un tema familiar, como asunto de cariño de una hija hacia su padre, y no recibió ninguna crítica. O apenas ninguna crítica. Se podría decir que la infanta Elena contaba con un cariño que la blindaba ante las reprobaciones. Un cariño que se había ganado a base de no llamar la atención. Estar en el foco mediático, y despertar la polémica, lo padecía su hermana la infanta Cristina, y tenía que ver con el caso Nóos y su marido Urdangarin.

Infanta Cristina And Infanta Elena Attend King Juan Carlos Of Spain'S 70Th Birthday Celebrations At The El Pardo Palace Near Madrid. (Photo by Mark Cuthbert/UK Press via Getty Images)
Infanta Cristina And Infanta Elena Attend King Juan Carlos Of Spain'S 70Th Birthday Celebrations At The El Pardo Palace Near Madrid. (Photo by Mark Cuthbert/UK Press via Getty Images)

Ahora todo ha cambiado. Ahora todos comentan la vacunación de la infanta Elena. Ahora muchos se preguntan por qué se ha vacunado sabiendo que encendería un fuerte debate y que podría verse ante una dura crítica. Unos dicen que la infanta Elena nunca pensó que la noticia trascendería. Y algunos ven en ello cierta ignorancia o prepotencia, incluso. No podemos saber si la infanta Elena llegó a ponderar en su justa medida el riesgo que corría. Pero lo que es innegable es que la infanta Elena ha perdido su tranquilidad. Y, al parecer, la infanta está agobiada por encontrarse ahora en el centro del foco mediático. La hija del Rey Juan Carlos ha visto cómo esto le afecta a su vida diaria. Nos cuentan que la infanta ha dejado hasta de conducir su propio coche para ir a trabajar, tal y como hacía siempre. La infanta fue a su trabajo en la Fundación Mapfre en la parte trasera de un vehículo que no era el suyo, para intentar no ser vista por los medios de comunicación, según recoge EsDiario. A pesar de que Elena ya ha confirmado en un comunicado que ella y su hermana sí se vacunaron, con ello la infanta no ha conseguido dejar de ser un objetivo prioritario para la prensa. Ahora la pregunta ya es otra. Ahora la pregunta que lanzan los medios de comunicación es si las infantas se han puesto ya también la segunda dosis de la vacuna. La prensa siempre tiene nuevas preguntas. Y la prensa siempre quiere respuestas. Parece claro que la vida tranquila de la infanta Elena ha terminado. ¿Le habrá merecido la pena?