Valencia-Atalanta: Ilicic enciende la Mascletá en Mestalla y acaba con el sueño ché (3-4)

Goal.com

Adiós al sueño de la Champions tras caer goleado (3-4) de nuevo ante el Atalanta. El Valencia afrontaba su partido más difícil de la temporada con demasiados hándicaps y no pudo superarlo. No solo era el 4-1 de la ida en Milán, ni el hecho de jugar sin público al tener que jugarse a puerta cerrada por el coronavirus, si no el tener que jugar con siete bajas. Y eso fue decisivo.

La Copa del Rey se puede ver esta temporada en DAZN. Suscríbete entrando aquí por 9,99€ al mes con el primer mes de prueba gratuito

Celades tuvo que reconvertir a Coquelin en central ante el agujero que presentaba su defensa sin Garay, lesionado de gravedad y Gabriel Paulita sancionado (al margen de Mangala que hubiera sido la menos mala de las soluciones). Pero precisamente el que desentonó no fue el francés sino Diakhaby, un central al que se le ven en exceso las costuras y que le costó al Valencia los dos primeros goles tras cometer sendos penaltis. Si en el primero fue al suelo, comiéndose el engaño rival para derribar a su par, en el segundo cometió unas manos absurdas que condenaron a los ché. Ilicic se puso las botas y batió a Cillessen sin titubeos.

Desplázate para ir al contenido
Anuncio
Penlati Diakhaby Valencia Atalanta
Penlati Diakhaby Valencia Atalanta

Entre medias de ambos goles italianos llegó el tanto que ponía la ilusión e invitaba a una gesta. Rodrigo puso un pase perfecto a Gameiro quien driblando a Sportiello  y poniendo el por entonces 1-1.

La megafonía de un estadio fantasma imitaba el aliento del público con los cánticos habituales e intentaba animar a los valencianistas, pero esos dos errores graves no dejaban hueco a la esperanza.

Celades sentó a Diakhaby para dar entrada a Guedes y al arrancar la segunda mitad de nuevo hubo esperanzas con un golazo de Gameiro, quien firmaba doblete con un excepcional remate de cabeza. Incluso la esperanza se convirtió en sueño cuando Parejo encontró a Ferran para batir de vaselina a un mal meta rival.

Pero ahí apareció el mejor jugador del partido, Josip Ilicic para firmar dos goles más y completar un póquer histórico, lo que unido al gol de la ida significó cinco goles que dejaron al Valencia apeado del sueño en la peor noche del año.

Josip Ilicic
Josip Ilicic

Otras historias