Una decisión decepcionante de Achraf, un error grave del Real Madrid

Yahoo Deportes

Achraf Hakimi se ha despedido este martes del Borussia Dortmund, club en el que ha estado cedido en las dos últimas temporadas, pero todo parece indicar que no va a ser para volver al Real Madrid sino para fichar por otro equipo, el Inter de Milán. Una decisión que, sinceramente, me cuesta mucho entender. Por las dos partes. Algo se nos tiene que estar escapando en esta operación.

Comencemos por el jugador. Achraf se ha convertido en el lateral derecho de moda del fútbol mundial, un jugador con unos registros impresionantes de goles y asistencias para su posición. Nada menos que nueve tantos y diez pases de gol entre Bundesliga y Champions, unos números que le convierten en un jugador diferencial. Bien es cierto que en el Dortmund juega de carrilero, con más libertad al usar el equipo alemán un esquema con tres centrales. ¿Pero acaso no tendría igual libertad para atacar en el Madrid, más aún teniendo en cuenta que en la otra banda el relevo de Marcelo a cortísimo plazo, ya mismo, es Ferland Mendy, un jugador de claro corte defensivo?

DORTMUND, GERMANY - JUNE 17: Achraf Hakimi of Borussia Dortmund in action during the Bundesliga match between Borussia Dortmund and 1. FSV Mainz 05 at the Signal Iduna Park on June 17, 2020 in Dortmund, Germany. (Photo by Alexandre Simoes/Borussia Dortmund via Getty Images)
DORTMUND, GERMANY - JUNE 17: Achraf Hakimi of Borussia Dortmund in action during the Bundesliga match between Borussia Dortmund and 1. FSV Mainz 05 at the Signal Iduna Park on June 17, 2020 in Dortmund, Germany. (Photo by Alexandre Simoes/Borussia Dortmund via Getty Images)
Desplázate para ir al contenido
Anuncio

El jugador, al parecer, no quiere volver para ser suplente. En el Inter sería titular indiscutible, pero no sucedería lo mismo en el Real Madrid, donde tendría que luchar por un puesto. Lo que me chirría del asunto es que Achraf no se atreva a volver y disputarle la plaza a Dani Carvajal, un jugador que lleva al menos dos años lejos de su mejor nivel y al que muchos están discutiendo por su irregular rendimiento.

El hispano-marroquí tiene los ejemplos de otros jugadores que prefirieron irse del Madrid para garantizarse minutos. Pienso en Álvaro Morata, que ni triunfó en el Chelsea ni lo está haciendo en el Atlético, donde también es suplente ahora. O en Di María u Özil, que han hecho una carrera sin pena ni gloria desde que dejaron de vestir de blanco. ¿No es mejor intentarlo, probar, desafiar a un jugador cuyo rendimiento está en declive durante al menos un par de años?

En el caso del Real Madrid, la decisión de no quedarse con el jugador también me parece incomprensible. La posición más floja del equipo es el lateral derecho, ya hemos hablado de cómo lo está haciendo Carvajal. Pero es que además no tiene suplente, pues a Odriozola se ha preferido mandarle a Múnich por sus continuos y desastrosos partidos vestido de blanco. Cumple en ataque, pero en defensa es un desastre, no ha tenido sitio ni lo va a tener.

Entonces, ¿por qué se vende a Achraf? ¿Por el deseo del jugador? Parece que en el Madrid siempre mandan los futbolistas, que cuando uno no desea estar, se le concede su deseo. Pienso en Lewandowski, que dijo que se quería ir y el Bayern le cerró la puerta. O en Neymar, al que el PSG le dice que si quiere irse, traiga una millonada. Mismo caso que Mbappé, que ni con un carro de millones va a poder salir de París. En cambio, Florentino accede a dejar salir a cualquiera que se lo pide, se llame Morata, Achraf... o Cristiano Ronaldo.

Quizás el club blanco necesite imperiosamente el dinero ante la crisis económica que azota al fútbol. Bien, vale. Pero entonces la operación de Achraf debe cerrarse con una opción de compra similar a la que se hizo con Morata y la Juventus. Si no, el Madrid habrá cometido un gravísimo error. Porque delanteros hay muchos, y centrocampistas también. Pero los grandes laterales son un bien que escasea y el Madrid le está abriendo la puerta a uno de ellos.

Otras historias que te pueden interesar:

Otras historias